17 enero 2012 Curiosidades, Vídeos

Mientras una réplica de AC Cobra y su conductor disfrutaban tranquilamente de un trackday en la pista de Willow Springs, algo se rompió en la suspensión trasera, provocando que el coche saliera despedido de la pista en plena recta y a 210 km/h. Teniendo en cuenta que el Cobra es abierto y que, salvo la pequeña barra protectora, no cuenta con más protección contra accidentes, podemos considerar que el piloto salió vivo de milagro del mal rato.

De acuerdo al testimonio del propio piloto, el percance lo tomó totalmente desprevenido, dando varias vueltas de campana y destrozando el coche por completo. Mientras el accidente no tuvo una duración de más de 3 segundos, en cámara lenta resulta interminable, aunque el afortunado piloto resultó solo con heridas leves.

No sé si sabía o no rezar, pero puedes apostar a que ha sido lo que aprendió más rápidamente en su vida, de acuerdo a lo que veremos a continuación.

Vía | Inautonews


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *