19 septiembre 2013 Gama / versiones, Industria

5.5 AMG

La filial alemana que prepara los vehículos de la estrella sigue con su camino de combinar la eficiencia y las prestaciones. Por eso, parece que se avecinan cambios en el plantel de propulsores de AMG.

Hablamos del 5.5 V8 Biturbo, que parece que está llegando al final de su vida comercial pese a que se trata de un motor relativamente moderno, que se lanzó al mercado en 2011.

Estamos hablando de un motor “multifuncional”, ya que se ha montado -y se monta- en multitud de modelos. Desde el S63 AMG (que lo estrenó en la generación anterior), hasta el G63 AMG, pasando por las Clases E, CLS, o ML, entre otros.
Un propulsor V8 turboalimentado que se desarrolló para sustituir al 6.3 V8 atmosférico (que paradójicamente se sigue usando en la Clase C y en el SLS), ya que no superaba las estrictas normas anticontaminación previstas por la Unión Europea.
De esta manera, el 5.5 Biturbo ya cuenta con tecnología más avanzada sobre todo en materia ecológica, como la inyección directa o el sistema Start&Stop. El desarrollo de este motor ha alcanzado su cumbre con el recién lanzado S63 AMG (W222), ofreciendo una potencia de 585 CV y 900 NM de par.

Todos los rumores apuntan a que el sucesor de este monstruo de la carretera se desarrollará tomando como base el nuevo propulsor 2.0 Turbo que montan actualmente los A 45 AMG y CLA 45 AMG. De esta manera, uniendo dos bloques 2.0, nos encontraríamos con un 4.0 V8 Turbo que admitiría también la hibridación, de forma situarían a los futuros modelos AMG en un interesante equilibrio entre economía de uso y prestaciones.

Vía | Worldcarfans


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 septiembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *