19 enero 2015 Curiosidades, Industria, Normativa

cuentakilometros-manipulados
Si estás pensando en cambiar tu coche, igual te planteas adquirir un coche de segunda mano. El mercado de este tipo de vehículos está en pleno auge y es posible encontrar muchos modelos de diferente antigüedad y estado. Lo principal es saber qué tipo de coche estás buscando y en qué condiciones están. Normalmente es fácil y sencillo saberlo porque hay muchos talleres y empresas especializadas que ofrecen el coche en condiciones y con toda la información actualizada.

Pero puede suceder que te encuentres con comerciantes o particulares con menos escrúpulos y que pueden haber falseado alguna de las características que tiene el coche. Por ese motivo, hay que estar atentos a varias cosas para no tener sorpresas después de comprarlo.

Un vehículo de segunda mano tiene garantías, al igual que uno nuevo. En el caso de España ha de ser de un año, siempre y cuanto se compre en un establecimiento profesional y no sea entre particulares. Así que si hay algún problema achacable al vendedor, por ese lado estás cubierto.

Pero antes de comprar hay que tener en cuenta una serie de detalles que pueden decirte muchas cosas sobre el coche sin necesidad de ser un profesional del motor. El número de kilómetros marcado en el cuentakilómetros ha de estar en consonancia con el estado general del coche. Un gran número de kilómetros con un coche “usado” es algo normal. Conociendo las características del coche y lo que se está comprando, no debería haber problema, pero este aparece si no se tiene la información real del mismo.

El cuentakilómetros es uno de los principales puntos a revisar antes de comprar un coche de segunda manoUna concienzuda revisión del interior del coche puede decir mucho acerca del estado del coche. Por ejemplo, se ha de mirar el estado del volante. Un volante muy usado presentará un brillo en la parte superior, igual que el pomo del cambio de marchas, que se verá desgastado por el uso. Otro de los puntos que acreditan la edad del coche es el bombín de la llave de arranque.

Si este está demasiado holgado y se mueve un poco, es que está muy gastado. El maletero también revela lo que vivido el coche, y si en sus paredes hay muchas marcas de roces y golpes, es porque se ha cargado mucho y esta carga se ha movido provocando esas marcas.

Para determinar si se ha manipulado el cuentakilómetros se puede mirar la centralita, situada en el vano motor. Si los tornillos muestran signos de haber sido manipulados, es posible que que se haya producido esa manipulación. En ese caso, es mejor no adquirir ese coche y prestar atención a otro.

Si se ha producido una manipulación, además de que se produce un fraude porque hay una manipulación de los datos técnicos del vehículo, el comprador no conoce la antigüedad del coche y puede haber una falta de información sobre el momento en que deben hacerse las correspondientes revisiones. Hay que tener cuidado a la hora de comprar de un vehículo de segunda mano, por lo que lo mejor es dirigirse a un establecimiento especializado, que siempre aportan más confianza y una garantía que no puede aportar un vendedor privado.

Además de los temas técnicos y mecánicos, hay que revisar que todo esté en orden a nivel administrativo. Se ha de comprobar que no existan cargas sobre el coche, ya que de existir, serán por cuenta del comprador, no del vendedor.
Si la antigüedad del coche es superior a los 4 años, hay que saber si tiene la ITV en vigor, algo que es muy importante, pues puede traer serias consecuencias, y no solo por la multa que puede caer si lo para la Guardia Civil.

Sobre todo, hay que tener sentido común y no comprar sin realizar las comprobaciones necesarias para determinar que todo está correcto y que el coche es exactamente lo que se espera de él.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *