21 octubre 2006 Sin categoría

Aston MartinLa empresa Ford decidió hace un par de meses poner a la venta algunas de sus marcas por el poco negocio que se generaba, entre las que estaban Aston Martin.

Parece que el francés Bernard Arnault y el belga Albert Frere, dos empresarios ricachones, podrían estar interesados en la marca británica de coches de lujo y que actualmente suministra los coches en las películas de James Bond, a estrenar Casino Royale el 17 de noviembre con su Aston Martin DBS.

Arnault es el presidente de LVMH (Moët Hennessy – Louis Vuitton), una conocida compañía de artículos de lujo, y Frere es un financiero que ocupó el ranking 77 en la lista anual de 2003 de los más ricos del mundo, con un patrimonio de algo más de 1.000 millones de dólares.

Entre ambos, pretenden adquirir la marca de automóviles por 1.260 millones de euros.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Presentado el nuevo Aston Martin V8 Vantage Roadster 2008 3 diciembre 2007

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *