19 julio 2015 Monovolúmenes, Pruebas


bmw-serie-2-active-tourer-134

BMW ha entrado de lleno en el segmento de los monovolumenes premium, un segmento donde Mercedes está en solitario desde hace años con su Clase B que va por la segunda generación. Pero el BMW Serie 2 Active Tourer es la nota disonante en la marca bávara: tracción delantera, motores de tres cilindros y diseño monovolumen.

¿Es amplio? ¿Guarda el ADN BMW al volante? ¿Y los acabados? Te contestamos a todo esto y más en la prueba del primer monovolumen de la firma.

Diseño exterior: esencia BMW en tamaño XL

bmw-serie-2-active-tourer-13

Cuando vemos exteriormente el nuevo Serie 2 AT, en el frontal se nota el ADN de la marca, con los típicos riñones o los faros con las inconfundibles luces diurnas circulares. Nuestra unidad disponía de los faros Full-LED que ofrecen una iluminación excelente.

El lateral tiene un diseño marcado y cierto carácter deportivo impropio en este segmento. Destaca la amplia superficie acristalada con ventanillas grandes.

bmw-serie-2-active-tourer-116

Mientras que en la zaga vemos los típicos faros con diseño BMW (con tecnología LED), un gran portón del maletero y pone el toque deportivo la salida del escape cromada.

Diseño interior: cambios con respecto al Serie 1 y sobriedad

Es verdad que los interiores de los BMW suelen ser muy sobrios, con buenos acabados pero acusan demasiado la sobriedad. Pero el Serie 2 Active Tourer nos ha sorprendido gratamente al ver que el diseño del salpicadero es diferente con respecto al Serie 1 y Serie 2 convencional.

bmw-serie-2-active-tourer-138

Es un diseño más típico de monvolumen, con mandos separados y más huecos para dejar nuestras cosas. El acabado es de calidad con plásticos blandos agradables al tacto y la consola central se encuentra dividida por una guantera.

Eso sí, la instrumentación no cambia con respecto a los demás modelos, y pese a que está completa en cuanto a información, es sencilla.

bmw-serie-2-active-tourer-123

La postura de conducción es elevada, pero no tanto como en otros monovolumenes ni tanto como en su competidor directo el Mercedes Clase B. El asiento recoge bien el cuerpo aunque tardaremos un poco en encontrar nuestra postura más cómoda, pero tan pronto nos acostumbramos es un coche cómodo y cuenta con unos asientos de serie que sujetan bien el cuerpo y además tenemos una buena visibilidad.

Las plazas traseras tienen un acceso correcto, disponen de salidas de aire y además suficiente espacio para los pies y para la cabeza. Otro detalle práctico son los asientos en banqueta individual que se pueden abatir independientemente.

Huecos y maletero

bmw-serie-2-active-tourer-125

A los ya mencionados huecos en el salpicadero se suman los del tren central, el cofre y la guantera principal. Mientras que en las plazas traseras dispone de reposabrazos.

El maletero tiene una capacidad de 468 litros (mientras que un Mercedes Clase B dispone de 486 litros) y el maletero dispone de doble fondo y huecos en los laterales para dejar cosas de pequeño tamaño.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *