27 septiembre 2011 Berlinas

Supimos hace un mes que al consejero delegado de Bugatti, Wolfgang Durheimer, le había dado en la nariz que era mejor esperar antes de darle la luz verde definitiva a esta mega-berlina. Su aprobación está todavía pendiente y el diseño y concepción actuales del coche no son lo suficientemente convincentes. La revista británica Autocar ha podido saber más detalles de los cambios que recibirá.

Muchos de ellos partirán de las opiniones de propietarios de un Veyron que se sentaron en el primer prototipo del Galibier. Sus sugerencias llegaron a Durheimer, quien, a partir de esta segunda fase de desarrollo del modelo, estará al 100% detrás del rediseño para que se cumplan las peticiones. Su intención es presentar los resultados a la junta directiva del Grupo Volkswagen en navidades de este año.

Entre los comentarios de los clientes de Bugatti sobre el Galibier ya explicamos que estaba la falta de espacio en las plazas traseras y algo de más “chicha” al motor W16 que lo mueve. Según Durheimer, lo primero se resolverá modificando la forma de la berlina a partir del pilar B, de forma que no solamente haya más sitio para las piernas sino que sea más fácil entrar y salir del coche.

Esto significará que la longitud será incluso mayor que la del prototipo. Sobre lo segundo, el jefe de Bugatti ha prometido que el Galibier no tendrá que preocuparse por envidiar al Veyron: su bloque no producirá una potencia menor de cuatro cifras. Por el momento en la marca todavía tienen tiempo para pensarse estos detalles, pues su lanzamiento no se espera hasta 2013. Los interesados deberán desembolsar algo más de un millón y medio de euros.

Vía | Autocar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *