17 abril 2008 Limusinas, Superdeportivos, Tuning

carbonyte

Dicen que el que avisa no es traidor. Creedme. Esa frase pierde el sentido en algunas excepciones, y para muestra lo que viene a continuación.

Carbonyte se puede definir como una gran fuente que emana experiencia técnica avalada por creaciones en las que tomó parte como el Mercedes SLR McLaren. No obstante, el lado oscuro es tentador, y la fuerza puede a veces tener un uso más apetitoso en otro tipo de actividades.

El caso es que esta empresa se encarga de elaborar compuestos ligeros y resistentes para chasis -como para el superdeportivo mencionado- y ultimamente le ha encontrado buena utilidad a esos materiales. Alagar deportivos y llamarlos limusinas; un caso que seguramente recordaréis es el del Ferrari 360 Modena.

La fórmula lujo+potencia+ostentación+tamaño parece tener éxito entre los bolsillos adinerados -o al menos los excéntricos adinerados- ya que hay rumores de que la empresa se está preparando para hacer lo propio con el Lamborghini Murciélago. Por desgracia la cosa no queda ahí… ya que piensan llegar hasta el final incluyendo en sus espectativas al Koenigsegg CCX y al Bugatti Veyron.

A espensas de lo que podría ser una de las mayores aberraciones en años con superdeportivos sin olvidar una ferviente disputa legal entre marcas y Dr. Frankenstein Carbonyte por la designación de los nuevos modelos… cruzaremos los dedos para que todo se quede en lo que hasta ahora está siendo: rumores.

Vía | Autoblog


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Resumen semanal: desde el nuevo Opel Insignia hasta el nuevo Audi Q5 20 abril 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *