9 mayo 2017 Normativa

Guardia Civil

Cuando compramos un coche, hay varios gastos que no podemos obviar. El precio del coche, los impuestos y además, el Seguro Obligatorio de Automóvil, el SOA. Ya sabes ese gasto que puede parecer inútil y que nos carga cada año con una cantidad de dinero que puede oscilar entre mucho o demasiado, según la compañía en que contratemos la póliza o lo que queremos que incluya esta. Cuantos más complementos y servicios, más nos cuesta. Un gasto que creemos que es excesivo siempre pero que, en realidad, nos puede salvar el bolsillo en más de una ocasión.

El SOA permite que podamos ir tranquilos mientras conducimos. Si sufrimos cualquier accidente en el que seamos responsables, se puede confiar en que la compañía aseguradora se hará cargo de los gastos que tenga el vehículo siniestrado o si los ocupantes de ese otro vehículo han sufrido daños, también se hacen cargo. Algo que nos puede ser de mucha utilidad en determinados momentos, desde luego. Pero aún así, hay todavía muchos vehículos en España que circulan sin ese seguro obligatorio, lo que puede acarrear más de un susto, incluida una importante sanción.

control guardia civil 1

En 2015 se pusieron 50.000 sanciones por circular sin seguro. La multa asciende de 601 a 3.000 eurosSegún los datos de la DGT, en el año 2015 se impusieron 50.000 sanciones a vehículos por circular sin el seguro obligatorio, aunque la cantidad de coches que no lo tienen suscrito es sensiblemente superior. En sus estadísticas figuran una buena cantidad de coches que no tienen seguro, pero por suerte, no todos son coches que circulan sin él, ya que en sus archivos hay registros de vehículos que no circulan, pero que no se han dado de baja en sus registros.

¿Qué ocurre si no llevamos el seguro obligatorio en vigor?

Lo primero que debemos señalar es que si se tiene un accidente de tráfico, los gastos producidos por el vehículo causante recaerán directamente sobre el patrimonio del propietario del mismo. A ese gasto, que puede ser bastante más elevado que lo que se paga de seguro, se ha de añadir la posibilidad de una pena de cárcel si existen heridos o fallecidos.

Pero también hay otras cosas que se han de tener en cuenta, aunque se tenga suerte y no se sufra ningún accidente. Para comenzar, hay una vigilancia bastante exhaustiva a los vehículos, para determinar si todos los coches, furgonetas y camiones que van por las carreteras o las calles tienen el seguro en vigor. Esto quiere decir que es muy sencillo para la Guardia Civil o la Policía Municipal detectar si se tiene o no ese seguro. En caso de no tenerlo, existe la posibilidad de que haya una multa que puede ir desde los 601 a los 3.000 euros.

lamborghini-gallardo-spyder-accidente

Esta cantidad puede variar por las características del vehículo y las condiciones en que se ha realizado esa identificación. No es lo mismo que se detecte al coche infractor estacionado en la calle o siendo conducido por una carretera, si es la primera vez que se realiza la identificación o si es reincidente. También se inmovilizará el vehículo y se retendrá en un depósito oficial, del que no se podrá retirar sin acreditar que se ha obtenido el seguro obligatorio. En caso de ser reincidente, el coche podría estar retenido hasta tres meses y si se produce una retención posterior, esta puede llegar hasta un año.

Las Autoridades pueden inmovilizar el vehículo hasta que exista un seguro obligatorioEl propietario del coche tendrá que pagar de su bolsillo los gastos de retención y permanencia en el depósito, por lo que no conviene querer ahorrarse un dinero en el seguro, porque los gastos pueden ser muy superiores. Todos los vehículos han de llevar, obligatoriamente, el seguro en vigor. En caso de no tenerlo, y si el conductor sufre un accidente, si no puede asumir los gastos del mismo, estos son cubiertos por el Consorcio de Seguros, que obtienen fondos de una prima que se incluye en todos los seguros. Además, el 50% de todas las multas que se imponen por esta causa pasan a formar parte de la dotación del Consorcio para cubrir esos casos en los que no existe seguro.

Eso sí, si los trámites con una aseguradora son complejos, con el Consorcio todo lo es mucho más. Además, a todo ello se ha de añadir la correspondiente multa y la retirada de puntos o incluso retención del vehículo. Así que mejor no arriesgarse y llevar siempre el seguro al día. Evitemos sustos y conduzcamos seguros.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *