7 febrero 2010 Compactos, Fotos, Monovolúmenes, Pruebas

Citroën_c3_picasso

Probamos el nuevo integrante de la gama Picasso, con lo que la firma francesa cuenta con tres modelos diferentes con esta denominación. Citroën ha tenido un gran éxito con el Xsara Picasso, que pese a contar con substituto desde hace tiempo, sigue a la venta y es uno de los monovolúmenes más versátiles en cuanto a espacio interior y posteriormente llegó el Citroën C4 Picasso con sus dos variantes, el de cinco y siete plazas. Pero la llegada de un monovolumen más pequeño era algo necesario para la marca francesa, sobretodo cuando modelos como el Opel Meriva o el Nissan Note ya llevan su tiempo en el mercado.

Por tanto en Highmotor hemos querido ver como se comporta el Citroën C3 Picasso equipado con el motor diesel HDi de 110 CV, motor tope de gama en diesel. El C3 Picasso es un coche que va a destacar por el espacio interior y el diseño exterior original y arriesgado, que nos recuerda al Kia Soul (en lo relativo a diseño) y que es imposible que pase desapercibido con esas formas tan regulares y que al mismo tiempo lo hacen muy práctico en su interior.

Motor y prestaciones

Citroën_c3_picasso

Nuestra unidad la hemos probado con el motor diesel más potente de la gama del C3 Picasso, una gama de motores bastante sencilla pero suficiente para el modelo. Los motores diesel pueden ser un HDi de 90 CV o el HDi de 110 CV, y en gasolina tenemos un VTi de 95 CV y el tope de gama en gasolina, el VTi de 120 CV.

El motor diesel 1.6 HDi de 110 CV (109 CV según la ficha) es un motor muy válido para el C3 Picasso puesto que te permite rodar holgadamente y al mismo tiempo mantener unos buenos consumos. No es un motor nuevo, de hecho es viejo conocido de la gama, pero nos sigue pareciendo un gran motor muy vivo y con fuerza. Este motor responde desde las 1.400 r.p.m. hasta prácticamente las 3.500 r.p.m. empujando con fuerza al C3 Picasso y prueba de ello es el par motor que se sitúa en 245 Nm a sólo 1.750 r.p.m.

Por tanto es un motor recomendable y bastante a la medida del C3 Picasso, cuenta con una caja de cambios de cinco relaciones, más que suficiente para el motor, puesto que una sexta relación no le hace falta al contar con una 4ª y 5ª bastante elástica lo que nos permite rodar en carretera y autopista a velocidad legal sin que el motor se revolucione en exceso ni que aumente el consumo.

Citroën_c3_picasso

Cuando pasamos del motor y hablamos de cualidades de aplomo y comportamiento, aquí el C3 Picasso no se muestra tan positivo. Antes de nada hay que tener en cuenta que es un vehículo para conducción tranquila y prima el confort interior, pero aún así las suspensiones no tienen un buen tarado, sobretodo el eje delantero y a eso hay que sumarle que el Citroën C3 Picasso es un vehículo alto y eso también hace mella en su estabilidad. Quizás lo más destacable es la tendencia a hundir el morro al frenar, que me ha sorprendido y que es fruto de una suspensión demasiado blanda, así como la aparición de balanceos de la carrocería, algo normal por su altura, si lo ponemos a prueba por zonas de curvas algo complicadas.

Pese a esto, no es un vehículo inestable ni mucho menos, sólo que hay que tener en cuenta los límites del C3 Picasso, para qué va dirigido, y en una conducción normal no vamos a tener ningún tipo de problema, de hecho cuando regresamos a Madrid para entregarlo tuvimos la suerte de encontrarnos carreteras con hielo e incluso nieve en la nacional N-VI y el C3 Picasso se comportó muy bien, a veces tiene tendencia a irse el eje trasero pero nada que el ESP en condiciones normales no pueda solventar.

La dirección se agradecería que fuera algo más directa, puesto que es bastante desmultiplicada pero correcta para el modelo y en cuanto a los frenos, cuenta con los cuatro frenos de disco que detienen con contundencia al C3 Picasso. Y la contrapartida del comportamiento del Citroën C3 Picasso es su confort interior, podemos viajar con el C3 Picasso de forma muy cómoda y el confort interior es bastante elevado, incluso en zonas de irregularidades donde las suspensiones hacen bien su trabajo. Sólo le pondría una pega, la rumorosidad interior, puesto que el motor a altas vueltas es bastante ruidoso y el interior podía estar algo mejor aislado, acústicamente hablando.

Citroën_c3_picasso

Por último nos queda hablar del apartado de consumos, otro de los apartados donde destaca este motor HDi de 110 CV, puesto que en autopista a velocidad legal (entorno a 110 km/h) hemos tenido una media de 5,2 litros a los 100 km (en 1000 km recorridos), por otro lado en ciudad el consumo se ha mantenido en unos 7,2 litros a los 100 km (50 km recorridos por ciudad) y en definitiva el consumo medio durante la prueba ha sido de 6 litros a los 100 km mezclando carretera y ciudad.

Por tanto hablamos de un buen motor, con fuerza y que mueve con soltura al C3 Picasso y sobretodo que mantiene unos consumos bastante ajustados. En la segunda parte hablaremos de un punto fuerte del C3 Picasso, su espacio interior; además de hablar de su diseño exterior y de la calidad de los materiales del Citroën C3 Picasso.

Citroën_c3_picasso

Fotos | David Taboada


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 febrero 2010
  2. Citroën C3 Picasso 1.6 HDi de 110 CV, prueba (Parte II) 8 febrero 2010
  3. Citroën C3 Picasso 1.6 HDi de 110 CV, prueba (Parte III) 10 febrero 2010
  4. Ford Fiesta 1.6i Sport 120 CV, prueba (parte II) 24 febrero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *