8 febrero 2010 Compactos, Fotos, Monovolúmenes, Pruebas

Citroën_C3_picasso

Llegamos a la segunda parte de la prueba del Citroën C3 Picasso un monovolumen compacto con un diseño muy peculiar, para saber más sobre el motor y el comportamiento podeis ver la primera parte de la prueba, donde analizamos el motor 1.6 HDI de 110 CV, un motor que le sienta perfecto al C3 Picasso.

Pero ahora nos toca pasar a hablar de su diseño, quizás una de las partes más importantes del C3 Picasso y de su espacio interior, otra de las cualidades donde destaca este monovolumen compacto. En su interior además de viajar cinco adultos con comodidad contamos con un buen maletero y además si abatimos los asientos traseros gozaremos de una superfice de carga bastante generosa y muy práctica, además como buen monovolumen cuenta con las soluciones típicas en huecos por todo el habitáculo.

Diseño exterior

Citroën_C3_picasso

Exteriormente es un modelo que destaca, primero por su frontal con formas suaves y redondeadas y esos faros en posición elevada como si de un SUV se tratase, faros que alumbran de forma notable pese a no contar con xenon y la situación donde van colocados también contribuye. Las molduras de plástico negro también ayudan a esa sensación de robustez y a la altura del pilar A, el C3 Picasso es muy peculiar porque se encuentra dividido en dos con un cristal en el lateral que aporta una excepcional visión periférica y ese diseño tan personal.

En la zaga nos volvemos a encontrar con otro peculiar diseño con los faros divididos en dos grupos, unos superiores y otros inferiores a la altura de la defensa. De nuevo juega con la estética SUV con un estilo muy peculiar y cuenta con un gran portón del maletero con el que hay que tener cuidado en sitios bajos, como garajes (ver detalle).

La línea lateral destaca por unas puertas de un gran tamaño (que me recuerdan a las de la Berlingo) y con las molduras de plástico laterales. Sin duda el Citroën C3 Picasso es un coche con un diseño muy original y con personalidad propia, al principio puede costar acostumbrarse a él pero con el tiempo cada vez va gustando más, no podemos pasar por alto el diseño de las llantas de 17 pulgadas que llaman mucho la atención con esa combinación de tonalidades y que son de serie en el acabado exclusive (el que equipaba nuestra unidad).

Diseño interior, espacio y habitabilidad

Citroën_C3_picasso

Cuando nos sentamos al volante del C3 Picasso nos damos cuenta enseguida de que su interior es al 100% de un monovolumen, con una gran sensación de espacio interior. La consola central y las líneas del salpicadero no son muy clásicas precisamente y sobresalen las salidas de aire y al fondo presidiendo toda la consola tenemos el panel de instrumentación totalmente digital, algo típico en los modelos de Citroën. La postura de conducción es ligeramente elevada pero tenemos todo bajo control, con una visibilidad lateral y frontal excelente, quizás lo único que se nos escapa algo es el freno de mano que está situado muy abajo.

Pero la postura de conducción es muy cómoda con todo a mano, sobretodo los mandos y la palanca de cambios situada en una posición elevada. Pero como decía antes no me ha gustado como han dispuesto el tren central, donde tenemos el freno de mano muy abajo y sobretodo el reposabrazos central que está mal situado y molesta a la hora de poner el freno de mano si no lo apartas o a la hora de funcionar con las tomas AUX y USB (disponibles de serie en la versión Exclusive). Por último tenemos que destacar los pedales, que se encuentran en una posición más horizontal que de costumbre y son muy cómodos para conducir, así como el volante que tiene un tamaño considerable.

Donde no hay ninguna pega es en los materiales utilizados, que son de buena calidad. El salpicadero cuenta con un plástico agradable al tacto y los diferentes botones y mandos son de buena calidad y pese a que hay plásticos duros, en general la calidad es buena y sobretodo agradables al tacto.

Citroën_C3_picasso

Las plazas delanteras, además de la posición algo elevada, son amplias y cuentan con una buena sujeción lateral y sobretodo cuando viajas con el C3 Picasso tienes la impresión de que vas en un coche más grande, en las plazas delanteras (y traseras también) tienes una gran sensación de espacio y más si tenemos en cuenta las medidas del coche (4,08 metros). En las plazas traseras, además de la sensación de espacio se une el techo panorámico que aporta mucha iluminación al interior (ver detalle)y cuentas con suficiente espacio para los pies.

Como bien monovolumen cuenta con bastantes huecos donde poder dejar diferentes objetos, tenemos una gran guantera central, donde va alojado un ambientador que trae de serie el C3 Picasso (una solución curiosa, ver detalle) y después diferentes huecos en la consola central o en las puertas donde podemos guardar las cosas, incluso tiene una guantera bajo el suelo de los asientos traseros.

Citroën_c3_Picasoo

Con todo esto, el C3 Picasso es un coche muy recomandable para viajar, puesto que podemos hacer kilómetros e ir cómodos y con bastante espacio interior, con unas suspensiones y comportamiento suave del motor que prima sobretodo el confort interior. Pero hay varios puntos que son mejorables, la aerodinámica del coche no es muy buena y en autopista los ruidos derivados de su diseño se hacen algo molestos y las puertas no están bien aisladas(ver detalle) y deberían de contar con una mayor protección, detalle que espero que sólo sea de nuestra unidad de pruebas, y que empeora el ruido que pasa al interior por ejemplo.

Las soluciones prácticas no sólo se limitan a las guanteras y al ambientador, sino que el C3 Picasso también contaba con un espejo de cortesía a mayores, orientable (ver detalle) muy práctico para controlar a los niños por ejemplo sin tener que utilizar el retrovisor interior. Además exteriormente cuenta con dos retrovisores de gran tamaño y que aportan una buena visibilidad y que compensan que la visibilidad por la luneta trasera no es muy buena.

Citroën_C3_picasso

Y por último hablando del interior llegamos a otra de las partes donde el Citroën C3 Picasso más destaca, y es su capacidad de carga. El maletero es de un buen tamaño contando con una capacidad que puede oscilar entre 385 y 500 litros, según como situemos la banqueta trasera que es móvil y se puede desplazar cada asiento individualmente aportando un extra de espacio (ver detalle). Además cuenta con el fondo del maletero desplazable lo que permite ganar más espacio y si abatimos los asientos traseros tenemos una auténtica Berlingo, en lo que a capacidad de carga se refiere llegando hasta los 1.506 litros y podemos meter objetos de 2,41 metros de longitud con el respaldo del asiento delantero abatido.

Este apartado es el que más me gustó del C3 Picasso, porque contamos con muchas posibilidades de modularidad interior y un gran espacio propio de una furgoneta y que hace del C3 Picasso un monovolumen muy práctico para cualquier situación y en reducidas dimensiones (4,08 metros de largo).

Citroën_c3_picasso

En la tercera parte de la prueba veremos el equipamiento del Citroën C3 Picasso y la valoración general de este monovolumen tan peculiar y con este sobresaliente espacio interior, así como los precios y las versiones disponibles del C3 Picasso.

Precios que arrancan en los 12.890 euros, un precio que no está nada mal para un modelo tan polivalente como este, que cuenta además con un completo equipamiento.

Fotos | David Taboada


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 febrero 2010
  2. Citroën C3 Picasso 1.6 HDi de 110 CV, prueba (Parte III) 10 febrero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *