26 junio 2012 Compactos, Deportivos, Fotos, Pruebas

En la primera parte de la prueba del Citroën DS3 hemos visto todo sobre el motor, un gasolina con turbo de 1,6 litros THP capaz de alcanzar los 156 CV, siendo un motor muy prestacional con un buen rendimiento desde bajas vueltas y con un consumo bajo control.

Ahora en la segunda parte nos vamos a centrar en repasar el resto de elementos del DS3, pero como ya recordamos en la primera parte, el DS3 lo hemos probado hace un año en una comparativa con un Fiat Grande Punto. Por lo tanto vamos a ser algo más rápidos repasando algunos elementos comunes con el modelo que ya probamos, el DS3 1.6 HDI 110 CV.


Diseño exterior e interior

El exterior del DS3 es una de sus principales bazas, sobretodo por las diferentes opciones de personalización y por ese aire de diferenciación que ofrece. Eso sí, recordar que algunos elementos como los LED delanteros no son de serie en todos los acabados, unos LED que son además todo un signo de distinción.

Por dentro es prácticamente igual a un Citroën C3, guardando las distancias en algunos elementos como la consola central pintada en el mismo color que el techo, pero el diseño es idéntico y la calidad también. Los materiales casi todos son de calidad, pero el plástico está muy presente en el diseño y hay materiales que podían tener un mejor tacto.

Destaca la postura de conducción, por sus asientos, que recogen perfectamente el cuerpo y además nos ofrece una postura algo más deportiva que en el caso del C3. Mientras que atrás, el espacio es más justo, pero dos adultos podrán viajar de manera correcta (siempre que no sean muy altos).

El maletero del DS3 cuenta con una capacidad de 285 litros, pero con unas dimensiones irregulares, que dificultan la carga de objetos voluminosos. Eso sí, supera en capacidad a un Mini por ejemplo.

Equipamiento

En seguridad cuenta con las cinco estrellas EuroNCAP con un equipamiento donde de serie no faltan elementos como, los airbags frontales, laterales y de cortina, además del control de estabilidad. El resto del equipamiento se divide en en cuatro niveles (cinco con el modelo de 200 CV).

Desde el acabado base las LED delanteras no están disponibles, si las queremos vamos al Style desde 17.990 euros. Eso sí, la radio CD-MP3, los antinieblas delanteros o el cruise control, son elementos de serie en el DS3. Los siguientes niveles son el Sport y Ultraprestige. Los DS3 Ultraprestige son una edición limitada que se lanzó a primeros de año con unos acabados más cuidados, en el cuero interior o techo, donde la calidad y la exclusividad son los protagonistas.

Lo que más nos gusta de este modelo, es que por poco más de 20.000 euros, está completo. En el caso de la unidad de pruebas, que disponía del sistema de navegación, equipo de sonido HiFi o el manos libres para el teléfono, todo ello tenía un precio final de 22.651 euros (con cuero, navegador, HIFI, llantas, techo negro…). Y esto es algo a tener en cuenta, porque otros modelos tan personalizables o premium elevan considerablemente la factura final.

Precios

En cada uno de los cuatro niveles de acabado, tomamos como referencia en precio de partida gasolina y diesel, indistintamente de que puedan existir otras combinaciones.

  • DS3 VTi 95 Design 15.610 euros
  • DS3 HDi 70 Design 15.920 euros
  • DS3 VTi 120 Style 18.050 euros
  • DS3 e-HDi 90 Airdream Style 18.275 euros
  • DS3 THP 155 6v Sport 20.540 euros
  • DS3 e-HDi 110 Airdream Sport 21.050 euros
  • DS3 THP 155 Ultraprestige 25.040 euros
  • DS3 e-HDi 110 Airdream Ultraprestige 25.550 euros

Valoración General

Tras haber probado el Citroën DS3 con dos variantes, una diesel de 110 CV y otra gasolina de 156 CV, sin duda es un vehículo interesante para los que busquen deportividad, personalización (es decir, un coche diferente) y además diversión al volante.

Es un coche pensado y creado para una conducción más dinámica, algo que le pasa factura al confort, pero que sin duda se disfruta al volante, mostrando gran aplomo en la paso por curva. Mientras que el motor gasolina 1.6 THP de 156 CV es interesante para los amantes de los gasolina, además de muy prestacional, tanto por régimen (empujando desde bajas vueltas) como por suavidad y consumo.

Mientras que la imagen del DS3 está muy elaborada, así como el interior, donde las opciones de personalización y el nutrido equipamiento, hacen que podamos tener un DS3 con prácticamente todo por poco más de 20.000 euros, una clara ventaja frente a otros modelos premium.

Fotos | David Taboada, Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *