4 marzo 2017 Seguridad, Tecnología

coche-autonomo-fallo-semaforo

El gran impulso que Uber está llevando a cabo para desarrollar su tecnología autónoma parece no ser suficiente. La compañía de automóviles ha sufrido varios incidentes en su sistema de movilidad autónoma, el último de ellos ha sido de lo más dramático. Hasta seis semáforos se saltó un vehículo autónomo de Uber durante una prueba realizada en la ciudad de San Francisco. Ya advertimos el otro día de los problemas sin resolver de los vehículos autónomos, pero esto no entraba dentro de los planes.

En diciembre de 2016, un Volvo XC90 que incorporaba la tecnología autónoma de Uber se saltó un semáforo en rojo. Unos meses más tarde, el número de semáforos ignorados aumenta hasta las seis unidades, una clara muestra de que la tecnología autónoma de la compañía americana todavía tiene mucho que mejorar.

A pesar del grave error, el portavoz de Uber, Chelsea Kohler, quiso defender su sistema autónomo alegando que el conductor del vehículo debía haber intervenido para evitar las seis infracciones. “Nuestra tecnología autónoma requiere de intervención humana. El conductor del vehículo tuvo tiempo para intervenir, pero no tomó el control antes de cruzar el semáforo y después atravesó el paso de peatones manualmente”, afirma el portavoz de Uber.

Además, el departamento de vehículos motorizados de california (DMV) comunicó a Uber – meses antes de que comenzasen el programa de pruebas con vehículos autónomos – la necesidad de obtener un permiso para realizar dichos test en las calles de San Francisco. A pesar de recibir el aviso, la compañía de automóviles americana no tramitó el permiso pertinente y siguió adelante con los test. Cuando finalmente presentó la documentación mencionada, el DMV decidió revocar el registro de sus coches autónomos. Como consecuencia, el programa de pruebas será trasladado a la ciudad de Arizona.

Si todo lo anterior no era suficiente, Uber recibió hace unas semanas una demanda de la empresa Waymo (creada por Google) por presunto robo de secretos comerciales. Desde luego no son días fáciles para la compañía de automóviles con sede en San Francisco.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *