6 octubre 2016 Industria, Tecnología

Lexus-RX450h-self-driving-car

La conducción autónoma sigue estando de actualidad y los fabricantes están pensando en cómo mejorar los actuales sistemas de asistencia a la conducción para que esta sea totalmente segura. Tesla está avanzando a pasos agigantados, pese a los recientes accidentes registrados, pero Google no se queda atrás. El gigante de las telecomunicaciones lleva varios años probando sus coches autónomos y pese a que también han recibido varias críticas por sus problemas, está contento con los resultados de las pruebas.

Los primeros coches autónomos de Google comenzaron a circular en el año 2009, cuando comenzaron las primeras pruebas de estos vehículos que recorrían las calles de algunas ciudades estadounidenses. Desde ese año, Google ha registrado una cifra cercana a los 40.500 kilómetros recorridos a la semana por la totalidad de estos vehículos.

GOOGLE-4

El coche autónomo de Google se centra más en la circulación por ciudadPuede resultar una cifra un tanto ridícula si los comparamos con los 161 millones de kilómetros que han recorrido los coches de Tesla, pero resulta que según especifican desde Google, en ese caso el Autopilot se utiliza en autopista, mientras que los coches de Google se han especializado en el uso de la conducción autónoma en ciudad, algo que es más delicado y que requiere una manera distinta de ejecutar cada maniobra.

Por ejemplo, Google comenta con orgullo que su sistema de conducción autónoma es capaz de prever los movimientos impredecibles de una bicicleta que circule por delante, reaccionando de la manera más precisa y segura. Según ellos, son este tipo de interacciones sociales las más complejas de gestionar por los coches autónomos, así que es donde están aplicando una mayor atención.

La intención de Google es continuar con esta línea en sus pruebas y quieren que sus coches sean capaces de reaccionar sin problemas por las calles de la ciudad, más que tomar el control durante los trayectos largos en carretera. Una diferencia frente a Tesla, por ejemplo, que podría marcar la diferencia entre una compañía y la otra en un futuro cercano en el que los coches puedan funcionar sin problemas con este tipo de conducción, que no requiera de la presencia activa de un conductor humano y lo haga de forma lo más segura posible.

Vía | Carscoops


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *