21 enero 2012 Históricos

En Coches con historia hoy hemos decidido darle entrada a un vehículo que en España tuvo mucha historia, de la mano de la aventura empresarial y personal de Eduardo Barreiros (llamado el Henry Ford español): el Dodge 3700 GT. Un coche que provenía de otro que no era la mejor elección de la época para fabricar bajo licencia en España (el Dodge Dart que también ensambló Barreiros).

Para 1971 ya se contaban con los primeros lineamientos del futuro Dodge 3700 GT. La idea era introducir un nuevo modelo que usara la plataforma del anterior Dodge Dart, aprovechando maquinarias y piezas que todavía existían en stock. La versión de este Dodge era la misma que el Dodge Polara que se fabricaba en Argentina desde poco tiempo antes; de hecho, las carrocerías tenían que ser importadas desde dicho país en los primeros años.

Como correspondía a modelos americanos de la época, la comodidad era su fuerte principal. El coche comenzó a ser ofrecido en dos versiones designadas como 3700 y 3700 GT (éste último contaba con mejores acabados e incluía cambio manual de cuatro marchas o automático como opción).

El motor empleado en estos mastodontes de época, fue el famoso Slant Six de 3,7 litros y 165 caballos, no sufriendo cambios técnicos hasta el final de su vida, en 1977. Las variaciones motrices únicamente eran de parte de las cajas de cambios que variaban de manual a automático. Al mismo tenor, los rediseños no eran cosa de todos los días en la vida del 3700, ya que el más importante lo recibió en 1974.

Como curiosidad el 3700 GT era uno de los pocos coches en España que contaba con aire acondicionado, un verdadero toque de lujo de la época (1973), además de ser uno de los pocos (el único, diría yo) que permitía graduar el espejo retrovisor desde adentro del coche. Además hubo versiones especiales convertidos en ambulancias, coches fúnebres, un insólito station wagon, limusinas y un cabriolet; algunos de ellos todavía pueden verse circulando. Entre los especiales hay que mencionar también los 18 ejemplares construidos del Dodge 3700 Boulevard, que ya tenía otras inclinaciones más deportivas (carrocería de fibra y chasis tubular) y que fuera carrozado por Pedro Serra en 1972.

El Dodge 3700 GT terminó sus días gracias a la crisis del petróleo que tan desafortunadamente se cruzó por delante de la vida de este coche y la de algunos españoles que comenzaban a ver en el 3700 una buena opción de gran lujo y comodidad.

Vía | Club Dodge España, Wikipedia, Escudería


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *