8 septiembre 2011 Curiosidades, Eléctrico, Históricos

Siempre se aprende algo nuevo -al menos de parte de este servidor- en este apasionante mundillo del motor y aqui llega el Henney Kilowatt para confirmarlo. Nunca me imaginé que unos 100 Renault Dauphine viajaran hasta EEUU en 1959 para ser convertidos a coches eléctricos, con ayuda de una compañía fabricante de aspiradoras.

El coche fue pensado como un eléctrico comercializable y viable para el mercado de coches de inicios de la década de los 60. La idea fue obra de un tal C. Russell Feldmann, presidente de una pequeña compañía de electricidad, llamada National Union Electric Company, que a su vez era poseedora de la marca de aspiradoras Eureka. Feldmann encargó a Henney Motor Company -una armadora que fabricaba modelos especiales para Packard- la fabricación del Henney Kilowatt, con motores eléctricos de Eureka.

Mientras Eureka entregaba los motores eléctricos -que no eran de aspiradora precisamente-, Henney compraba piezas y coches Dauphine a Francia para ser ensamblados en EEUU. Los coches llegaban a América totalmente desarmados y los ingenieros de Henney se las ingeniaron para montarlos de acuerdo a las especificaciones de Renault. Pero cuando llegaba la hora de montar el tren motriz -con motores delanteros-, se montaban los motores eléctricos entregados por Eureka.

Con 18 baterías secuenciales de 2 voltios, el primer modelo entregaba 64 kilómetros de autonomía, con 64 km/h de velocidad máxima. No muy lejano de las cifras de los coches eléctricos actuales en pleno sglo XXI. Pero para 1960 el Henney Kilowatt fue modificado, pasando a tener 12 baterías secuenciales de 6 voltios, que le daban más autonomía y más velocidad final, desafiando incluso a los Dauphine a gasolina, con 100 km/h.

De las 100 carrocerías originalmente compradas a Renault, solamente 47 fueron armados. De esos 47 se cree que menos de una decena sobreviven hoy, en mejores o peores condiciones. La mayoría de los coches fueron vendidos a compañías eléctricas o que tenían que ver con la electricidad.

Menos de 15 fueron los que se cree fueron vendidos a atrevidos clientes particulares que quisieron saber qué era esto del coche eléctrico, muchos años antes que el renacimiento que vivimos hoy en día.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • carles

    muy buen trabajo. muy interesante. gracias.

  • Roberto

    Buen informe. Desconocía por completo esta historia. Solamente hay un error: dices que el auto llegaba a los 64Km/H “no muy lejano de las cifras de los coches eléctricos actuales” Los coches eléctricos actuales (y también los de hace un tiempo) sobrepasan con creces los 64Km/H. Por ejemplo el “EV1” alcanzaba 130Km/H y el “Tesla S” 200Km/H. Saludos.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *