30 agosto 2017 Tecnología

biofuel

Si los métodos para obtener el combustible permitieran eliminar CO2 de la atmósfera en igual cantidad a la que lo emiten, esos combustibles serían considerados de cero emisiones y no perjudicarían al medioambiente. Bosch ha anunciado que está trabajando actualmente en el desarrollo de un nuevo y revolucionario combustible sintético en cuya composición emplea abundante CO2 obtenido directamente del aire o reciclado de fuentes industriales.

Según Bosch, su nuevo combustible sería completamente respetuoso con el medio ambiente ya que compensaría durante su producción las emisiones que provoca su uso, cumpliendo de esa manera con los requisitos actualmente establecidos, dado que limpiaría la atmósfera de los mismos gases que emite.

El nuevo combustible se produciría en plantas industriales alimentadas mediante energías renovables. Estaría compuesto del hidrógeno extraido del agua y del carbono reciclado a partir de gases con efecto invernadero captados en las grandes producciones industriales. Según los estudios realizados por Bosch, sólo en Europa este nuevo combustible permitiría evitar a unas emisiones de 2,8 gigatoneladas de CO2 en el año 2050.

combustible-sintetico-bosch-1

Otro de los aspectos positivos que Bosch destaca de su nuevo combustible es la facilidad de uso del mismo por parte de los vehículos actualmente existentes, ya que tendría las mismas propiedades que los actuales combustibles fósiles convencionales y se utilizarían las mismas infraestructuras (gasolineras) para su distribución a los consumidores. Una ventaja añadida en este caso es que, al ser un combustible sintético, se podría diseñar para que su combustión generase menos hollín, con lo que además se conseguiría evitar que los vehículos que lo utilizaran precisasen de tantos sistemas como los actuales para el tratamiento de sus gases de escape.

Para Bosch, el nuevo combustible sintético aporta muchas más ventajas que otras fuentes de energía alternativas que se están creando. Así, a comparación con los biocombustibles para su producción no precisa de tierras de labranza y otros recursos, cuyas producciones pueden además destinarse a sostener la alimentación del planeta.

Además, la producción del nuevo combustible podría producir interesantes sinergias con otros proyectos actualmente en marcha, como son las carreteras que absorben la polución que emiten los coches que circulan sobre ellas que actualmente se están investigando en el Reino Unido.

bosch_automotiv_tankstelle

Por el momento, el combustible de Bosch se encuentra en su fase de investigación y desarrollo. Actualmente sólo algunas plantas de Noruega y Alemania ensayan su producción y uso.

En cuanto al tema del coste por el momento es difícil definir el precio al que se podría vender el litro, aunque Bosch estima que sería similar al actual, entre 1 y 1,40 euros/litro. La llegada de los vehículos eléctricos puede frenar su implantación en el mercado, pero aun así sería un combustible ciertamente interesante para su aplicación en el transporte pesado, aviones o barcos, dado que estos aún tardarán tiempo en desarrollar las aplicaciones eléctricas que les permitan desplazarse.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *