17 febrero 2011 Videojuegos

gran turismo 5

La quinta entrega de la saga Gran Turismo ha levantado un revuelo tremendo en el mundo de los videojuegos, ya desde la primera vez que se anunció hace más de cuatro años. Aunque cualquier título de la franquicia ya lo esperan los amantes del género como agua de mayo, este en concreto lo fue más porque se suponía que iba a ser uno de los buques insignia de la PlayStation 3, además del suspense en la filtración de detalles.

Es posible que por ello tuviera tantísimas expectativas creadas alrededor de su calidad final, lo que ha hecho difícil asumir sus defectos, en parte causados porque el equipo de Polyphony Digital, su desarrolladora, tuvo que ocuparse de muchas cosas a la vez dentro del mismo juego. Aun así, el Gran Turismo 5 cuenta con varias novedades que lo convierten en el título más peculiar de todos los que ha habido en la saga y que os contamos tras el salto.

nascar-gt5.jpg

Los gráficos están a la altura de lo esperado en general, con un gran detalle apreciable en alrededor de los 200 coches “premium” (los que vienen del GT5: Prologue y los nuevos, muy pocos, los cuales cuentan por primera vez en un Gran Turismo con daños y vista interior), en los diferentes trazados (en los que hay más variedad), en la lluvia y la nieve, los efectos especiales como el humo de los derrapes o las agradables interfaces por las que es sencillo navegar. No obstante, peca por la comparación con los gráficos de los 800 coches “estándar” que se han mantenido del Gran Turismo 4 sin cambios y unos pocos fallos como el pixelado producido al atravesar una humareda.

El apartado sonoro, aunque tiene unas melodías para los menús muy apropiadas y hay nuevos efectos de sonido como los motores al ralentí, adolece de la pobre recreación de los sonidos emitidos por estos últimos, poco parecidos a los reales. Y en cuanto a la jugabilidad, la física del manejo de los vehículos ha ganado en una mayor facilidad para derrapar y realismo en determinados aspectos, como la forma en la que afectan los daños mecánicos.

370z-damage-gt5.jpg

Sin embargo, la esencia del Gran Turismo 5 está en su sistema de juego, mucho más diverso que antes. El modo B-Spec en el que se dirige a un piloto virtual tiene su propia historia en el progreso, los usuarios deben ganar puntos de experiencia en las carreras para desbloquear contenidos, hay nuevas modalidades de competiciones como karts, NASCAR o pruebas del Mundial de Rallyes; existe un editor de circuitos para incrementar el catálogo de trazados y luego compartirlos en línea; el modo fotografía y los ajustes técnicos de los coches tienen más parámetros para modificar y se pueden intercambiar modelos con el Gran Turismo para PSP.

Finalmente, una de los mejores avances que ha tenido la franquicia es la inclusión de funciones en línea. Una característica que ya llevaba tiempo en la lista de deseos de los seguidores y que por fin se ha hecho realidad, y a lo grande. Y es que, además de poder competir con hasta ocho jugadores de todo el mundo en carreras cuyas reglas son personalizables, hay foros, opción de enviar vehículos a amigos, mostrar las fotografías guardadas para que las comenten, comprar modelos difíciles de encontrar en un mercado de usados exclusivo o participar en eventos en solitario pero actualizables en línea, en los que la victoria da grandes recompensas.

Gran Turismo 5 evoluciona sobre todo en este último apartado, puesto que los más técnicos, aunque han visto mejoras y especialmente el gráfico como era de esperar, el salto con respecto a la anterior entrega es menor. Este juego está a la venta para PlayStation 3 en forma de tres ediciones: la normal que cuesta 69,95 euros, la edición coleccionista por 79,95 euros y la Signature Edition por 179,95 euros.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *