12 diciembre 2012 Escuderías, Fórmula 1, Normativa

Interesantes declaraciones son las que hizo Adrian Newey, con respecto a su propio resumen de la temporada que ya ha terminado. El jefe técnico del equipo Red-Bull dice que no solo ha estado muy preocupado cuando la FIA hizo algunos cambios antes de comenzar la temporada 2012, sino que buscar las lagunas en el reglamento es aceptable.

Newey dice que ha sido todo un desafío adaptar y entender al coche del 2012, desde el momento en que la FIA comenzó a revisar los escapes soplados, alrededor de los cuales el monoplaza se había basado para lograr los títulos de 2010 y 2011.

Desafortunadamente nos dimos cuenta desde antes de que comenzase la temporada de que nos iba a costar trabajo entender el coche. Estábamos preocupados, ya que los escapes soplados que presentamos en 2010 eran la base sobre la que habíamos diseñado el coche del 2011. Todo, incluyendo a la ubicación de las baterías, se basaba en ello.

Sin embargo, el equipo fue sacando de la chistera algunas soluciones que le han permitido ir por fuera del reglamento, aunque sin violarlo. Y lo mismo harán en el 2013, de acuerdo a como lo ha comentado abiertamente el ingeniero titular de Red-Bull.

El hecho es que el llamado “Espíritu del reglamento” no existe. Si se encuentra un hueco que permita pasar por alto el propósito de una regla, pero sin violar la letra de la normativa, entonces necesitamos ver si es posible. Esa es la verdadera naturaleza de la Fórmula 1. Sí, encontramos algunas posibilidades que algunas reglas no contemplan pero que no están prohibidas. Esto cabrea a mucha gente, pero ya estoy cansado de estar bajo ataque constantemente, ya que la FIA y los demás equipos siempre han tenido los ojos sobre nosotros. Sin embargo, nunca han encontrado ninguna regla que no hayamos respetado.

Vía | Crash


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *