8 abril 2009 Fórmula 1, Opinión

Bernie Ecclestone se equivocó con el horario del GP de Malasia

A pesar de que el mandamás de la Fórmula 1 diga lo contrario, el desastre del Gran Premio de Malasia fue debido a los horarios elegidos. Celebrar una carrera a las 17:00 hora local no tiene muchos visos de éxito en el caso de que la prueba tenga que ser parada por el motivo que sea. A esa hora la luz comienza a menguar y los pilotos se han quejado de ello.

El único interés existente en que se corra a esas horas no son otros que los de la audiencia europea. Un gran premio celebrado de madrugada no va a tener el mismo éxito que otro cercano al mediodía. Vale que habrá muchos entusiastas de la Fórmula 1 (entre los que me incluyo) que se levantarán a la hora que haga falta para ver una carrera. No así muchas personas a las que no les importará verla en diferido en su horario normal (laSexta ofrece repeticiones en el habitual horario europeo).

Era obvio que si por cualquier causa había que detener la prueba, la reanudación iba a realizarse con escasa visibilidad. Ya en el Gran Premio de Australia la luz resultaba escasa en los instantes finales. En Sepang concurrió además el agravante de la lluvia, que iba a complicar aún más el asunto. Si a la poca iluminación existente le añadimos los reflejos que pudieran producirse en el asfalto debido al agua acumulada, tenemos una combinación explosiva para la seguridad de los pilotos.

Los peores vaticinios se cumplieron y en la vuelta trigésima empezó a caer un chaparrón de aúpa sobre Sepang. Tal fue la cantidad del líquido elemento caída que en ciertos sectores del circuito se formaron ríos. El agua llegaba en algunas partes del mismo hasta la mitad de la llanta de los monoplazas. Este detalle sirve para hacerse una idea de la que cayó en Malasia.

Si el señor Ecclestone no se hubiera empeñado en correr este gran premio en este horario, hubiera existido la posibilidad de reanudar la prueba transcurridas unas horas. En Europa una carrera suele comenzar a las 14:00, así que podría haberse continuado a las 15:00, 16:00 o incluso a las 17:00. Como el Gran Premio de Malasia comenzó a las 17:00, esto no fue posible.

Lo peor de todo fue el paripé vivido una vez escampó. La FIA quería que continuara la prueba, algunos pilotos, otros sí… ¿Fue esto para mantener a la audiencia pegada al televisor? Yo ya no sé que pensar, pero no me extrañaría nada que hubiera sido así. Es más, creo que la fantochada vivida no fue fruto de la casualidad. Reducir a la mitad la duración de una carrera no es una buena jugada económica, así que, ¿por qué no alargar la retransmisión con la fantástica excusa de la reanudación de la carrera?

Foto | Autosport
Más información | GP Malasia


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Ecclestone: “Brawn no se llevará el dinero de Honda” 5 mayo 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *