12 diciembre 2011 Circuitos, Fórmula 1

Cuando hace menos de una semana se publicaba el calendario oficial para la próxima temporada, donde se incluía la cita en Bahrein, vuelven a sembrarse las dudas sobre la prueba del pequeño país del Golfo Pérsico.

El encargado de sembrar estas dudas ha sido el mandamás de la F1, el señor Bernie Ecclestone. El británico está al corriente de la difícil situación socio-política que está atravesando el país asiático, situación que ya obligó a suspender la edición de la pasada campaña.

La carrera en el circuito de Sakhir se debería disputar el fin de semana del 22 de abril, pero sigue habiendo un creciente temor por los continuos disturbios en el país, un riesgo que no están dispuestos a correr las escuderías. Una de las cosas que más preocupan a Ecclestone, son las atrocidades que se están cometiendo en Bahrein, como él mismo reconocía, han solicitado informes a las autoridades del país, pero los informes facilitados no se corresponden con la información que llega por otros virales.

Sin ir más lejos, las informaciones difundidas por Médicos Sin Frontera son totalmente contrarias, varios de sus miembros fueron encarcelados por prestar atenciones médicas a los manifestantes heridos. El propio Bernie estaría encantado de ir a conocer de primera mano la situación:

Yo se los he preguntado, me han dicho que no hay problema, el peligro es que nada más llegar te meten en una limusina y te llevan al mejor hotel, te invitan a cenar y de vuelta al avión.

Cree que la poca objetividad de la visita no le permitiría evaluar la situación real que vive el país. Lo que está claro es que Bernie Ecclestone no va a permitir que se dispute un gran premio en un lugar donde no se respeten los derechos humanos, como ya hizo con el GP de Sudáfrica en 1980 después de que estallara el apartheid.

Vía | The Guardian


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *