16 marzo 2008 Fórmula 1

Salida GP Australia 2008

Primera carrera y primer madrugón. Y vaya si mereció la pena. El GP de Australia nos deparó una carrera llena de incidentes, lo que a su vez causó un buen número de sorpresas. Un inicio de temporada que visto de ese prisma promete. Visto desde otro prisma no tanto. Ahora explicaré por qué.

La salida del gran premio fue bastante accidentada. Hamilton fue a lo suyo con Kubica intentando apretarle, sin éxito. Detrás, Kovalainen y Massa tuvieron sus más y sus menos en la primera curva, saliendo perjudicado el Ferrari F2008 que se fue largo, tocó las protecciones y tuvo que pasar por boxes para cambiar el morro. Luego Raikkonen tuvo una arrancada espectacular, situándose octavo desde la decimoquinta posición. Alonso también avanzó algún puesto.

El primer Safety Car de la temporada no se hizo esperar. Ya en la vuelta inicial tuvo que hacer acto de presencia debido a un masivo toque entre los monoplazas de la cola del pelotón.

En la reanudación de la prueba Hamilton fue a lo suyo, rodar en cabeza sin preocupaciones y despegándose de sus perseguidores. Muy en la línea de lo que hizo el año pasado en numerosas ocasiones. Kubica no podía aguantar el ritmo del inglés y se iba descolgando, con el añadido de que sería el primero en iniciar el baile de boxes. Kovalainen aprovechaba para situarse segundo y todo apuntaba a un doblete de McLaren-Mercedes. Raikkonen se veía taponado por un peleón Barrichello y Alonso no conseguía acercarse a Coulthard.

Con los primeros repostajes del grupo de cabeza Raikkonen ascendía hasta la tercera posición y con su estrategia de una única parada tenía visos de poder luchar por la victoria, pero el Safety Car volvió a hacer acto de presencia. Los monoplazas volvían a juntarse con Raikkonen y Alonso a punto de quedarse sin combustible.

Reanudación del gran premio y primer fallo del vigente campeón del mundo. Intentaba deshacerse de Kovalainen y se fue largo en una curva. Con esta acción echaba al traste sus opciones a la victoria. Lo peor es que ahí no acabarían las desgracias para el finlandés de Ferrari. Aún le quedaba más por padecer.

Kovalainen tenía visos de poder incordiar el paseíllo de Hamilton, pero la tercera entrada del Safety Car echó por tierra sus aspiraciones. Todos volvieron a juntarse y tanto Kovalainen, como Raikkonen y Alonso tuvieron que repostar pasando a la cola de la carrera.

En ese momento de la prueba vino uno de las etapas más interesantes del gran premio. No me acuerdo exactamente del orden, pero hubo una lucha entre Kovalainen y Raikkonen que favoreció a Alonso. Sorprendentemente consiguió adelantar a ambos en una pícara maniobra cuando los dos monoplazas precedentes se hallaban enfrascados en un tira y afloja. Pocos minutos después, al igual que el bólido de Massa, el Ferrari F2008 de Raikkonen decía basta y tenía que abandonar a falta de tres vueltas para el final.

En las últimas vueltas se veía venir que Kovalainen iba a achuchar a Alonso. A falta de dos vueltas conseguía adelantar al español, cosa lógica, vistas las prestaciones de ambos monoplazas. El finlandés de McLaren-Mercedes incluso se permitió el lujo de marcar la vuelta rápida, dejando claro que si no llega a ser por las numerosas apariciones del Safety Car posiblemente podría haberle disputado la victoria a su compañero.

El momento absurdo de la carrera vino en la recta de meta cuando se iniciaba la última vuelta. Kovalainen perdía velocidad, cuestión que aprovechó Alonso para devolverle la jugada y colocarse cuarto, ya que Bourdais, que iba a acabar cuarto, tuvo que abandonar por problemas con su Toro Rosso. En Telecinco comentaban que quizá pensaba que había acabado la carrera, pero los indicios apuntan a que pulso el limitador de velocidad de su monoplaza. ¿Mal congénito de los pilotos de McLaren? Alonso incluso bromeaba al final del gran premio, afirmando que no era al primero que le pasaba.

La carrera concluyó con 7 coches en pista, después de 15 abandonos y 3 Safety Car. Eso sí, 9 pilotos consiguieron clasificarse. Cosas del reglamento. Hamilton ganaba, seguido de Heidfeld, Rosberg, Alonso y Kovalainen.

No se pueden sacar muchas conclusiones después de una carrera. Ha quedado claro que McLaren-Mercedes tiene un auténtico cohete, además de ser un coche fiable. Ferrari tiene que mejorar, y mucho, la fiabilidad de su F2008. Han completado una jornada para olvidar. BMW promete, Williams ha demostrado tener un monoplaza sobrio. Toyota y Honda parecen haber mejorado respecto a la temporada anterior, pero Renault tiene mucho trabajo por delante si quiere hacer algo este año. El R28 ha demostrado ser un coche del montón. Como apunte indica que Alonso fue incapaz de adelantar a Bourdais en carrera. Da que pensar.

McLaren-Mercedes puede que se haya convertido en la referencia, y podría llegar a ser preocupante la fiabilidad de los Ferrari, porque esto implicaría un paseo de los monoplazas de la escudería anglo-alemana. BMW está ahí, pero todavía le queda un pequeño empujoncito para colocarse a la par que los McLaren. Ojalá lo de Ferrari haya sido algo puntual por el bien de la Fórmula 1 y del espectáculo.

Esto es todo por hoy. La próxima semana más con el GP de Malasia. Esperemos que el circuito de Sepang nos brinde una carrera al menos tan interesante como Melbourne. Sería un buen inicio de temporada para la Fórmula 1.

Resultados del Gran Premio de Australia:

  1. 1. Hamilton McLaren 1:34:50.616
  2. 2. Heidfeld BMW Sauber a 5.478
  3. 3. Rosberg Williams a 8.163
  4. 4. Alonso Renault a 17.181
  5. 5. Kovalainen McLaren a 18.014
  6. 6. Nakajima Williams a 1 vuelta
  7. 7. Bourdais Toro Rosso a 3 vueltas
  8. 8. Raikkonen Ferrari a 5 vueltas

Foto | As


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Resumen Semanal: desde el Viper número 25.000 hasta la victoria de Hamilton en Australia 17 marzo 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *