15 enero 2012 Crónicas, Dakar

25 años después de que lo hiciera su padre, Gérard De Rooy ha conseguido vencer el Dakar en la categoría de camiones, una hazaña que llevaba muchos años tratando de conseguir. El piloto holandés ha formado una dupla invencible junto a Iveco, constructor con el que ha participado este año.

De Rooy ya partía como máximo candidato desde la salida en Mar de Plata, no sólo por las ausencias de los dos principales favoritos, hablamos de los rusos Vladimir Chagin y Firdaus Kavirov, sino también por su calidad y experiencia. Sin embargo, la balanza no se ha inclinado claramente a favor de Gérard hasta la 9ª etapa, cuando Ales Loprais se vio forzado a abandonar tras unas vueltas de campana en un tramo de enlace. El checo pisaba los talones a Gérard de Rooy, que tan solo contaba con 15’39 de ventaja en la general.

A partir de ahí se produjo un paseo triunfal para el holandés, el cual conseguía más victorias de etapa que nadie, cinco en total, en una categoría marcada por el fracaso de los grandes dominadores, los Kamaz. El relevo no ha dado aún sus frutos y la exclusión de Eduard Nikolaev por comportamiento antideportivo durante la cuarta etapa demuestra que la transición no es fácil. Sin embargo, las nuevas circunstancias nos han permitido ver en acción a Andrey Karginov y a Artur Ardavichus, que consiguen cada uno sus primeras victorias de etapa.

Dejando al ganador al margen, el Dakar también veía como Hans Stacey realizaba un espléndido Dakar, cometiendo pocos fallos y alzándose finalmente con una segunda plaza, la cual aumenta la confianza del piloto holandés de cara al próximo año. El tercer lugar del podio iba a ser para el kazajo Artur Ardavichus, que sin duda se ha convertido en el mejor hombre de Kamaz este año, probablemente lo veamos muy pronto participar para el equipo oficial. Otra de las sorpresas de este año era el italiano Miki Biasion, que conseguía imponerse en tres etapa e iba tercero hasta la fatídica séptima especial, que acabaría con todas sus opciones.

En cuanto a la representación española, Pep Vila ha conseguido concluir un Dakar que le dejará con la miel en los labios. El piloto de Iveco realizaba una mitad de prueba espectacular, colocándose en cuarta posición, sin embargo los problemas sufridos en la undécima etapa iba a dejar al catalán con la undécima posición final, una verdadera lástima.

Con todo esto se despide el Dakar en la categoría de camiones, ahora toca descansar para preparar con más fuerza aún la próxima edición, la cual se antoja muy emocionante tras la respuesta de Iveco a los todo poderosos Kamaz.

Vía | Dakar


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *