9 mayo 2011 Fórmula 1, Tecnología

f-1-lotus-78.jpg

A finales del año pasado, la FIA encargó propuestas de parte de todo el mundillo de la Fórmula 1, para ayudar a establecer el nuevo reglamento para el 2013. Entre ellos, Patrick Head propuso el regreso del efecto suelo como parte de la normativa, lo cual fue rechazado ampliamente en reuniones entre la FOTA y el brazo técnico de la FIA, durante el GP de Turquía.

El (para mí) tristemente célebre efecto suelo de los coches de fines de los 70 y principios de los 80´s, hacía que el diseño de los pontones laterales y el piso provocaran que el coche fuera literalmente pegado a la pista, con unas fuerzas G abrumadoras para los pilotos en las curvas.

El regreso del efecto suelo hubiera permitido a los monoplazas circular uno muy cerca del otro sin verse perjudicados por turbulencias, y permitiría dejar de lado el tan artificial DRS. El problema es que los equipos ya están acostumbrados a trabajar con el tipo de piso que se tiene actualmente y que los mismos objetivos de aerodinámica y downforce se verían logrados con ajustes en los actuales alerones, según ha dicho Sam Michael, director técnico de Williams.

De momento, el rechazo de la segunda llegada del efecto suelo será oficialmente confirmado en próximos días por parte de los equipos.

Vía | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *