30 enero 2008 Fórmula 1

McLaren-Mercedes

McLaren estuvo probando durante dos días con Kovalainen y Hamilton en la recta del aeródromo de Mahón para evitar fallos humanos, pero el carácter misterioso de estas pruebas alimenta las dudas sobre algún sistema oculto.

Los equipos grandes de la Fórmula 1 trabajan sin descanso para automatizar al máximo las salidas sin control de tracción. La presencia de McLaren con sus pilotos titulares en Menorca ha alimentado las sospechas sobre pruebas de nuevos controles de salida electrónicos, teóricamente prohibidos. La pregunta que surge es, ¿por qué no realizan esas pruebas en los habituales entrenamientos privados?

La próxima temporada aumentará la posibilidad de fallos, y, por tanto, de perder un gran premio en los primeros metros. La ventaja de probar en un aeródromo es que pueden repetir muchas más veces las salidas. Esa es la razón oficial que explica estos ensayos. Toyota fue el primer equipo en llevar a Timo Glock y la semana que viene probará Renault, que tiene fecha reservada para el seis de febrero. Allí no acudirá Fernando Alonso, ya que finalmente se han decantado por que sea Lucas di Grassi el que ruede.

Las recientes declaraciones de Jarno Trulli denunciando controles de salida ocultos han levantado una caza de brujas que Max Mosley, presidente de la FIA, niega que tenga sentido:

Estoy bastante enfadado con que la gente diga este tipo de cosas. Primero de todo tendrían que evitar la centralita única, y después, tienen que inhabilitar nuestro espía en la centralita que nos dice lo que está pasando.

El control del funcionamiento central del monoplaza está completamente abierto a los técnicos de la Federación Internacional, y el dirigente inglés incide en la imposibilidad de vulnerar las reglas:

Con la centralita única es muy difícil hacer algo así. Otra cosa bien distinta es lo que puedan ensayar las escuderías en las pruebas privadas, donde tienen completa libertad. Algo que no pueden repetir en un gran premio al estar bajo nuestro control.

Las palabras de Max Mosley sobras, ya que a pesar de las exhaustivas revisiones que se hacen a los monoplazas, no evitaron el caso de espionaje entre McLaren y Ferrari, el fondo plano de Ferrari, el mass-dumper de Renault, la gasolina refrigerada de BMW y Williams, etc, etc. Sus palabras no sirven para otra cosa que para llenar portadas.

Vía | As


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *