3 diciembre 2012 Escuderías, WRC

El equipo Citroën del WRC ha regresado a la actividad, a tan solo unos días de haber culminado como campeón del mundial de Rally. Y a pesar de que Sebastien Loeb será a partir de ahora un piloto a tiempo parcial dentro del equipo, no se ha salvado de ser llamado para una prueba de dos días en los bosques galeses.

Toda la plana mayor del equipo se ha trasladado a las Islas británicas, además de los nuevos pilotos del equipo galo y del campeón mundial de la especialidad. Una vez establecida la base de operaciones de pruebas, se han comenzado a ensayar nuevas soluciones de reglajes de diferencial y suspensión de cara a mejorar la marcha de los coches franceses sobre superficies resbaladizas.

Si miramos los resultados obtenidos en el Reino Unido y Gales, no es difícil ver que nuestro coche no es especialmente rápido cuando el firme es muy resbaladizo. Esto depende de nuestras opciones de ajuste y por lo que estos días hemos estado trabajando en el desarrollo de los amortiguadores y diferenciales.

Mikko Hirvonen ha trabajado junto a Loeb en los nuevos reglajes. El francés ha sido el único que ha probado los dos coches que se han llevado a Gales y los resultados parecen ser positivos al decir de Hirvonen.

El WRC DS3 es muy flexible y adecuado para la conducción a alta velocidad, pero cuando el firme es resbaladizo sufrimos subviraje. Creo que aquí podemos haber encontrado la dirección a seguir, pero todavía no es una solución. De todas formas, estamos contentos porque hemos visto mejoras.

Vía | Omnicorse


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *