1 octubre 2012 Crónicas

Ni las migajas ha dejado Esapekka Lappi en su paso por Polonia. El piloto de Skoda ha dado un recital sobre tierra, su superficie predilecta, dominado con mano de hierro desde el primer día de competición e imponiéndose a rivales con mayor experiencia y varias participaciones en la prueba polaca.

Pero lo más increíble es que Lappi ha seguido con el mismo ritmo durante la segunda etapa del rallye, marcando el scratch en cinco de las siete especiales y siendo superado tan sólo por Karl Kruuda, que regresaba a la competición gracias a la modalidad de súper-rallye e imponía un ritmo salvaje, mientras Esapekka levantaba un poco el píe del acelerador con la victoria en el bolsillo.

También es verdad que a Lappi ha tenido el camino despejado tras el abandono de Michal Kosciuszko en el TC-10, el único rival que estaba tratando de apretar a la joven promesa. A partir de aquí, su objetivo se centró en concluir cada tramo y aprender lo máximo posible de su futuro vehículo.

Finalmente, los pilotos locales Michal Solowow y Grzegorz Grzyb completaban el podio, aunque no sin luchar duramente contra Staniszewski, que concluía a sólo 2,1 segundos de la tercera plaza. En Polonia también hemos podido disfrutar del Peugeot 208 R2 haciendo las funciones de vehículo cero y conducido por Bryan Bouffier, un piloto experimentado y siempre leal a la marca francesa.

Vía | Rajd Polski


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lappi disputará las dos últimas pruebas del Nacional de España 4 octubre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *