11 agosto 2012 Pilotos, WRC

Muchas veces no nos damos cuenta de que los pilotos de rallyes son seres humanos normales y corrientes, con sus vidas, sus problemas y sus accidentes fuera de la competición, los cuales no los dejan exentos de sufrir consecuencias para su vida. El último ejemplo de ello lo tenemos en Philippe Bugalski, que ha fallecido la pasada tarde del viernes al precipitarse desde lo alto de un árbol.

Parece algo surrealista que un tipo que ha dedicado la mayor parte de su vida a un deporte de riesgo, corriendo a altas velocidades y por carreteras siniestras y estrechas, haya muerto de una manera tan fortuita. Así es la vida y al bueno de Bugalski le tenía preparado este final, a pesar de sólo contar con 49 años de edad.

Ahora lo importante es recordar al piloto francés por todos sus logros, tres campeonatos nacionales de Francia en 1998, 1999 y 2000, dos victorias mundialistas, el Rally Costa Brava y el Tour de Corse y por último, su gran relación con Citroën, marca a la que estuvo ligada la última parte de su carrera deportiva, pasando por el Xsara Kit-Car, Xsara WRC y del C4 WRC.

Se nos marcha una leyenda de los rallyes y uno de los últimos especialistas en asfalto, capaz de vencer a cualquier rival sobre el negro alquitrán. Pronto el Salón de la fama se volverá a abrir para recibir a un piloto que sin duda, no debe faltar.

Vía | Autohebdo.fr


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 agosto 2012
  2. Salón de la fama: Philippe Bugalski 14 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *