16 noviembre 2009 Fórmula 1, Pilotos

massa.jpg

Además del éxito que tuvo en Valencia las Ferrari World Finals, la presentación de Alonso y el desaguisado de Montezemolo a bordo del Ferrari California, Felipe Massa se dió el lujo de sentarse por primera vez en el Ferrari F60, después de aquel accidente en Hungría y que lo marginó varios meses de las pistas.

Felipinho se subió al monoplaza y dió unas 20 vueltas al circuito de Cheste, en un regreso simbólico al coche que lo vió a bordo en la primera parte de la temporada 2009, y en su segunda conducción de un monoplaza Ferrari en poco tiempo, después de su recuperación. El piloto brasileño parece que ya está a punto para comenzar a trabajar en la temporada que se avecina.

Es fantástico. Esto para mi es una victoria. Fue como antes del accidente en el Hungaroring

La salida de Massa a la pista, tuvo como acompañantes a otros tres monoplazas, en total eran dos del 2009 y los otros dos del año pasado, con Giancarlo Fisichella, Luca Badoer y Marc Gené. También se hizo un simulacro de pit stop en el cual participaron Massa y Fisichella.

La alegría de Massa es evidente, si consideramos que estuvo a punto de perder la vida y en el mejor de los casos la visión de su ojo izquierdo. Además, otra hecho pone feliz al brasileño: Massa regresó a su casa en Sao Paulo, apenas terminado el evento ferrarista, para estar con su esposa ya que en próximos días nacerá su hijo.

Vía | ADN


Highmotor en Instagram

También te puede interesar