28 enero 2011 Fórmula 1, Opinión

elisabetta-gregoraci-y-flavio-briatore.jpg

El inefable Flavio Briatore entra nuevamente en escena, pero no de la manera que el italiano hubiera querido. Después del escándalo del crashgate que mandó al destierro eterno a Nelsinho Piquet (rescatado por la NASCAR americana) y que condenó a Flavio Briatore en primera instancia, pero que olímpicamente la FIA perdonó después, ahora el italiano es noticia nuevamente, pero de las páginas de noticias policiales.

Y es que la división financiera de la policía italiana ha inmovilizado cuentas bancarias que Briatore tenía en la misma Italia y Mónaco, por la cantidad de 1,5 millones de Euros ya que algunas investigaciones los han conducido a que el dinero era fruto de fraude por evasión de impuestos.

El año pasado Briatore había sufrido otra confiscación, esta vez de un yate de su propiedad, que se cree que era usado como otro medio para evadir impuestos bajo sospecha de un registro incorrecto de la embarcación. Los investigadores alegan que Briatore y su familia eran los únicos que utilizaban el barco y usaban este registro falso para rebajar sus impuestos.

Como siempre Briatore mezclado en hechos oscuros de los cuales casi siempre estuvo permanentemente rodeado este personaje, incluso desde los ya lejanos días en que desde adentro de Benetton dio el paso de su vida al decidirse a dirigir su primer equipo de Fórmula 1.

Vía | Corsa


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *