8 febrero 2014 Fórmula 1, Opinión

Formula One Testing, Jerez, Spain, Day Three, Thursday 30 January 2014.

Las primeras impresiones que se han tenido a partir de las primeras pruebas de Jerez, nos dicen que este año los coches serán más lentos, menos efectivos aerodinámicamente hablando y más pesados que el año pasado. Es lo que se desprende de algunas declaraciones de pilotos que han encontrado que sus coches son más difíciles de controlar, con mucho patinamiento de las ruedas, mucho sobreviraje y poca o nula ayuda de los implementos aerodinámicos (algunos han llegado a referirse a que era como rodar sobre hielo).

Ello no significa que en este momento declaremos a la mayoría de los pilotos en el Gran circo como incapaces para pilotar. Pero no se exageraba mucho cuando se decía que los pilotos de la “era V10 y V8” eran como robots que simplemente guiaban “un coche de slot” que casi nunca se salía de su trayectoria ideal. Ahora veremos pilotar (en todo el significado de la palabra) a los pilotos y seguramente tendrán que demostrar que con menos aerodinámica y motores menos potentes (aunque eso sí, con más par motor) pueden hacer carreras dignas para el espectador.

Jochen Rindt salta en 1969 en el Nürburgring

La Fórmula 1 ha sido siempre la máxima expresión de la tecnología, pero con algunos matices. En sus primeros años, los pilotos tenían que hacer acopio de coraje y valentía; los campeones eran verdaderos héroes y los más capaces terminaban su carrera deportiva no solo ganando carreras, sino también sin sufrir accidente alguno; pero se había llegado al extremo en que no se sabía si todos los pilotos de la parrilla de salida estarían vivos al terminar la carrera. En años recientes, los dispositivos electrónicos y el estudio más profundo de la aerodinámica, logró que los coches fueran más seguros, pero penalizando a las mismas carreras, convertidas en una procesión de coches con dos o tres ganadores por temporada.

test

Este año, podríamos llegar a ver cosas que hace mucho tiempo no vemos. Es decir, contravolante, patinazos, curvas que se toman casi de lado y tendrá que haber una buena gestión de los neumáticos por parte del piloto. Ya no tendremos ayudas aerodinámicas en la parte trasera, escapes “estratégicamente” dirigidos a través del coche para mejorar el downforce, ni siquiera un botón de KERS (el KERS llegará a través del acelerador, mapeado directamente desde la ECU), con alerones delanteros más pequeños, coches que son más de 40 kg más pesados que antes y con 150 caballos menos que el año pasado.

En suma, nadie asegura aún que vayamos a ver a cuatro o cinco coches luchando por la victoria en todas las carreras, pero al menos tenemos alguna posibilidad de ver algo diferente a lo que era la Fórmula 1 en años recientes. Y solamente eso merece que esperemos con ansias el comienzo de la temporada en Australia.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *