30 agosto 2012 Análisis, Fórmula 1

Spa-Francorchamps, probablemente el circuito más técnico de todo el calendario, un circuito mágico, un circuito de valientes, un circuito de grandes historias. Para comprender el sentimiento automovilístico del trazado belga, debemos situarnos en 1920. Jules de Their y Henri Langlois Van Ophem diseñaban una pista de 14.120 metros de extensión, la cual recorría varias carreteras de la región, ahí nacía la leyenda de Spa-Francorchamps y la fama mundial de una de sus curvas, Eau Rouge.

Sin embargo, con el paso de los años el circuito ha ido cambiando, siempre tratando de adecuarse a las medidas de seguridad de la FIA, aunque sus curvas más singulares han permanecido inalteradas, manteniendo la antigua esencia. Ahora las carreras se disputan a 44 vueltas, recorriendo un total de 308.052 kilómetros y marcándose velocidades puntas cercanas a los 320km/h.

A priori, el trazado de Spa favorece a los monoplazas con mejores prestaciones de motor, debido no sólo al 72% de régimen con el acelerador a fondo, sino también por los grandes desniveles que sufre la pista en los más de siete kilómetros de longitud. Por este motivo, consideramos que escuderías como McLaren, Lotus Renault o Mercedes podrían tener un poco de ventaja en los sectores uno y tres, zonas muy rápidas donde pueden exprimir al máximo sus motores. Pero por otro lado, la parte de en medio del circuito beneficiará a Red Bull y Ferrari, por lo que podemos asistir a una edición muy ajustada y llena de alternativas.

Otro detalle a considerar en en Gran Premio de Bélgica, es sin duda la estrategia de paradas a seguir. El pit stop está calculado en unos 19 segundos, sin contar el tiempo de parada. Teniendo en cuenta el desgaste bajo-medio de su asfalto y que Pirelli ha traído a la cita sus compuestos duro y medio, no sería descabellado ver estrategias de una sola parada, aunque lo mejor por el momento es ver la evolución de los monoplazas en las sesiones de entrenamientos libres.

Por último, un factor importante, aunque no determinante en este circuito, es la zona de DRS. Por segundo año consecutivo se mantiene la misma zona de detención, antes de Eau Rouge, y la de activación, una vez pasada la curva 4. Podrá ser usado durante toda la recta Kemmel, justo antes de llegar al giro de derechas del T5.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *