23 junio 2012 Crónicas, Fórmula 1

Quien diga que la FIA está en contra de Lewis Hamilton, pues se va a demostrar que no. Claro que tampoco podemos decir que los acontecimientos hayan sido provocados intencionalmente por el inglés, pero lo cierto es que ha arruinado una vuelta rápida de Rosberg en la Q3, escapando de las sanciones de los comisarios a pesar de todo.

En el momento en que Hamilton se aprestaba a hacer su vuelta rápida, ha levantado en las últimas curvas de Valencia y ha frenado a Rosberg y a Maldonado, que venían detrás. El moreno piloto ha sido llamado por los comisarios al final de la sesión y ha dicho que el equipo le ha pedido que levantara, porque iba a dar alcance a quienes giraban delante de él.

El más ofuscado ha sido Rosberg, quien se mostró furioso por la actitud del británico diciendo que, literalmente, por su culpa su tiempo de clasificación no había sido mejor. Los comisarios decidieron que Hamilton no iba tan lento, teniendo en cuenta las velocidades previas medidas en el coche de Rosberg y las distancias al coche de Hamilton.

Vía | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *