28 junio 2011 Crónicas, Fórmula 1

Sebastian Vettel agregó otra carrera a su colección del año, en la pista de Valencia, en el GP de Europa. El piloto alemán no ha tenido absolutamente ningún sobresalto ni problema mecánico de última hora, lo que todos esperaban de los Red-Bull, y se coloca en inmejorable posición para ser campeón por segunda vez.

La carrera comenzó con Vettel yéndose en primer lugar, mientras detrás el duelo entre Alonso y Webber se basaba en la hipótesis del momento en que tuvieran que emplear el compuesto medio y cómo respondería éste, algo que no llegó hasta el último cambio de neumáticos.

Aunque en la salida Fernando Alonso se vió adelantado por Massa, pudo recuperarse adelantando a Massa y Hamilton por fuera. A partir de allí el primer objetivo del asturiano fue el australiano Webber, que cedía la posición al ser uno de los primero pilotos de cabeza en entrar a pits.

Y aqui es donde unos cuantos dudamos, al ver parar a Alonso al mismo tiempo que Vettel, siendo que le hubiera beneficiado más parar al menos una vuelta antes de lo que lo hizo. Y Red-Bull, ducho en las paradas rápidas en pits, lo hizo medio segundo más rápido que el Ferrari

La última parte de la carrera se veía que la lucha que importaba era la del segundo puesto. Antes de la segunda ronda de paradas, Alonso adelantaba en la pista a Webber. Para la tercera tanda de cambios de ruedas, Alonso esta vez lo hizo más rápido que el australiano, quedando definitivamente en segundo sitio, no muy lejos de Vettel que controlaba a discreción la carrera. Webber trató de acercarse sobre el final, aunque esta vez el Ferrari fue más efectivo que el coche energético.

McLaren estuvo penando todo el día domingo. Hamilton y Button no se encontraban en su mejor momento y los coches sufrieron el desperfecto de quedarse sin KERS, lo que los hacía perder valiosísimo tiempo por vuelta.

Jaime Alguersuari fue uno de los que empleó la estrategia a su favor. El piloto español fue uno de los que más posiciones ha ganado y vaya si le ha costado trabajo: partió décimo octavo y llegó octavo, teniendo que luchar con Kobayashi, Schumacher, Sutil o el mismo Rosberg.

Sergio Pérez quedó a las puertas de recibir puntos, al quedar décimo primero. El piloto mexicano empleó una estrategia demasiado arriesgada, saliendo con el compuesto medio y deteniéndose solamente una vez en pits, haciendo gala de que el Sauber es un coche que ayuda a conservar los neumáticos.

Por último, el curioso hecho de que no hubo ningún abandono, algo que no ocurría en Fórmula 1 desde hace muchos años. Lo segundo, la falta de espectáculo, lo realmente aburrido de la carrera por momentos, algo que ya es normal en Valencia. Me temo que esta carrera le ha quitado muchos puntos a favor al circuito, para una próxima carrera el próximo año.

Clasificación final, del GP de Europa:


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 junio 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *