10 septiembre 2011 Fórmula 1, Pilotos

El DRS puede dar espectáculo sin igual en las largas rectas de Monza y muchos sobrepasos, pero siempre queda la inquietud de qué pasaría si el DRS se quedara abierto justo cuando un piloto frena para una curva. Las consecuencias podrían ser bastante graves, sin downforce.

Y precisamente eso fue lo que le ocurrió a Timo Glock durante la clasificación, ya que su DRS se quedó abierto en la recta principal, llegando a la primera curva. Glock dijo que no es nada cómodo darte cuenta de que el DRS no funciona, cuando vienes a casi 350.

Una clasificación frustrante. Tuvimos un problema con el alerón trasero, que se quedó abierto y no se cerró a tiempo, sino cuando ya iba a determinada velocidad. No habíamos tenido un problema como éste antes, ni vimos que ocurriera nada raro ayer. Es frustrante, porque estábamos bastante cerca de Kovalaine. Quien sabe qué hubiera pasado con el ala trabajando apropiadamente.

Por suerte, Glock pudo terminar su vuelta de clasificación, aunque desperdició una de sus salidas con el neumático blando, sin marcar un registro que lo hubiera movido hacia adelante en las posiciones.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *