22 septiembre 2012 Circuitos, Fórmula 1

Uno de los circuitos más difíciles de la temporada y una de las carreras más demandantes físicamente es la de Singapur. Y no porque el circuito sea gran cosa, sino por las condiciones en que se celebra: altas temperaturas, una altísima humedad y el broche de oro, una carrera que se celebra de noche.

Como presidente de la Grand Prix Drivers Association (asociación de pilotos de grand prix), Pedro de la Rosa dice que siempre se ha pedido que se haga más corta esta carrera, recortando el número de vueltas, ya que el esfuerzo es parecido al de Mónaco, pero la carrera es mucho más larga.

Singapur es, en esfuerzo y concentración, parecido a Mónaco. La mayor diferencia es la humedad y la distancia. Aquí son 309 kilómetros, por los 260 de Mónaco.

Y aunque Pedro no ha conducido nunca en esta pista, se ha hecho eco de las quejas de los demás pilotos. Para este fin de semana hay razones de peso que dan que pensar a los pilotos: los pianos de metal que han colocado en lugar de los de goma que el año pasado se desprendían fácilmente al paso de los coches y la resistencia de los frenos, ya que es la pista que tiene más curvas después de Valencia, con 23, lo poco recto que hay aqui no alcanza para refrigerarlos. Como si el agotamiento de los pilotos fuera poco, los monoplazas también sufren una verdadera paliza.

Vía | Marca


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *