19 agosto 2012 GT1

No me gusta nada empezar una crónica así, pero es lo que toca. Es bastante evidente el porqué de la muerte anunciada del actual Mundial de GT1: tan solo han participado trece coches en carrera, acabando únicamente nueva. Es una cifra de broma, un engaño a los espectadores que paguen su entrada para presenciar un espectáculo. A pesar de todo, que es lo más irónico, las carreras son entretenidas y nos suelen ofrecer un gran emoción…

Joaquín Sabina nombró su último disco como Vinagre y Rosas. Ese es el sabor que nos deja este campeonato. Por un lado, agrio, por la escasa participación; por otro, dulce, por la emoción que nos ofrece. Sin ir más lejos, hoy los dos primeros han cruzado la meta separados 338 milésimas.

Como decimos en el titular, el tándem de BMW formado por Yelmer Buurman y Michael Bartels han redondeado su actuación de este fin de semana (recordamos que ayer vencieron la QRace). Tan solo 388 milésimas tardó en llegar el segundo clasificado, el Mercedes pilotado por la pareja Basseng y Winkelhock. A 1.3 acabó el otro BMW, el que conducen Mayr-Melnhof y Lauda.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *