29 junio 2012 Escuderías, Fórmula 1

Helmut Marko, mano derecha del propietario del equipo Red Bull, Dietrich Mateschitz, es un personaje realmente peculiar. Cada vez que alza la voz levanta una polvareda bastante elegante en el entorno de la Fórmula 1, y es curioso ver que Marko habla únicamente cuando en el entorno de Red Bull algo no funciona.

Esta vez las constantes especulaciones en torno a un hipotético incumplimiento del acuerdo presupuestario por parte del equipo y los constantes ataques que recibe Red Bull por, supuestamente, infringir el reglamento técnico de este año, han hecho que Marko explotara y que salpicara incluso a Sebastian Vettel, que llegó a insinuar que en el Gran Premio de Valencia, el coche de seguridad había sido desplegado sólo para acabar con su ventaja.

Pero la cosa no acabó ahí, Marko apuntó que se había aplicado un doble criterio al comparar el drive-through por usar el DRS con el que Sebastian Vettel fue castigado en Barcelona con la ausencia de sanción alguna para Michael Schumacher en el pasado fin de semana en España.

Marko achaca todos los ataques y todas las injusticias que supuestamente sufre su equipo, a que no son un equipo clásico y que por esto y por su éxito levantan muchísima envidia entre los equipos de la Fórmula 1:

La primera razón es que no somos un fabricante de automóviles o un equipo clásico. Lo que aún escuece más es que junto con Ferrari hemos logrado un súper acuerdo con Bernie Ecclestone, y no sólo por presupuesto sino también por prestigio. Por eso nuestra vida es tan difícil ahora mismo.

Vía | CarAndDriver


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Helmut Marko asegura que Pirelli favorece a algunos equipos 6 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *