2 diciembre 2011 Crónicas

Así de claro lo deja el campeón de la Indycar en 2003 y 2008 y tercer clasificado de la última edición de la Indycar. El australiano confía en el nuevo chasis que llevarán todos los monoplazas el próximo año, aunque reconoce que aún es algo inestable y necesita una buena puesta a punto.

El piloto del equipo Ganassi ha estado rodando durante la semana en el circuito de Fontana, el trabajo se ha centrado básicamente en obtener resultados que ayuden a mejorar el comportamiento del monoplaza con este nuevo chasis. Otro de los pilotos que ha estado en Fontana es Ryan Briscoe.

Dixon declaró que la prueba fue muy productiva para el equipo, pero aun queda mucho trabajo por delante.

“Fue una prueba muy positiva. Teníamos una larga lista de cosas que hacer y al final de los entrenos conseguimos mejorar notablemente el comportamiento del Dallara. Todavía queda mejorar el reparto de pesos, tenemos que conseguir cargar más peso en la parte delantera del monoplaza sin que este se nos vuelva incontrolable. Vamos a realizar varias pruebas más antes de empezar las vacaciones de navidad, el equipo cuenta con una serie de ideas para mejorar los problemas que hay a día de hoy.”

Por su parte Briscoe se mostraba feliz por rodar por primera vez con el nuevo monoplaza.

“Estoy muy contento por poder ayudar a todos con la puesta a punto del nuevo chasis, el nuevo monoplaza es muy bueno tecnológicamente y además aumenta nuestra seguridad, nos vamos a divertir mucho el próximo año. También hemos probado muchos tipos de compuestos diferentes, otro detalle ha sido la consistencia de nuestro nuevo motor Chevrolet.”

El resto de equipos tienen previstos recibir el nuevo chasis durante la próxima semana, con la idea de realizar algunos test durante el mes de enero.

Vía | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *