31 octubre 2012 Crónicas, ERC

La historia del IRC llega a su fin. Del próximo 2 al 4 de noviembre se disputará en Chipre la última prueba de la temporada, una cita con coeficiente doble que decidirá el ganador de la categoría de producción y dos ruedas motrices, una vez conocido el título absoluto para Andreas Mikkelsen tras la ausencia de Jan Kopecký y Juho Hänninen, sus dos únicos rivales.

Sin embargo esto no nos privará de disfrutar de una gran batalla entre los S2000. El propio Mikkelsen tratará de despedirse con el mejor resultado posible, mientras Nasser Al-Attiyah será su principal enemigo. El piloto qatarí no sólo quiere alcanzar el éxito en el Intercontinental Rally Challenge, sino que también aspira matemáticamente al título de campeón de Oriente Medio, que cuenta con el Rally de Chipre como última prueba.

Al-Kuwari y Al-Suwaidi serán dos dignos rivales a tener en cuenta, mientras el libanés Roger Feghali finalmente causará baja al no llegar a tiempo su Ford Fiesta S2000. Por último, Sepp Wiegand en otro de los pilotos que cuentan con muchas opciones a concluir en el podio y de producirse así, sería el primero para el joven piloto alemán de Skoda.

En la categoría de producción también vamos a tener una lucha sin tregua por el título. Andreas Aigner necesita la victoria e interponer al resto de pilotos Subaru entre su posición y la de Robert Consani, que participará en esta ocasión con un Renault Clio R3, un vehículo inferior con el que se centrará sobre todo en mantener a raya a Harry Hunt en dos ruedas motrices. La prueba arrancará el próximo viernes 2, concluyendo el domingo con la historia del IRC.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *