21 julio 2012 Crónicas, ERC

Repaso literal el que ha dado Andreas Mikkelsen en Rumanía. El piloto de Skoda UK ha demostrado por qué lleva el número en su Fabia S2000 y ha conseguido una victoria sin precedentes en el IRC, alzándose en lo más alto de la clasificación de pilotos y dejando claro que es un fuera de serie.

El noruego no sólo ha logrado su segunda victoria de la temporada, también se lleva de Rumanía 10 de los 12 scratch posibles, a pesar de tener sentenciado el rallye desde la segunda especial. Además, Mikkelsen ha demostrado ser capaz de gestionar una prueba sin cometer errores, cosa que sus rivales no han sabido hacer.

Empezando por Sepp Wiegand, el alemán tenía practicamente en el bolsillo la segunda plaza y su primer podio en el IRC cuando un error le llevaba a dañar seriamente la suspensión de su Skoda, viéndose obligado a abandonar. Esta situación era aprovechada por Patrik Flodin para ascender hasta la segunda plaza.

Y es que el pupilo de Petter Solberg sería capaz de mantener un buen ritmo durante la segunda etapa y poco a poco se ha ido aprovechando de los errores de François Delecour, Szabó Gergély y el propio Wiegand para lograr un podio que nadie esperaba después de su desastroso comienzo.

Por último, François Delecour ha vuelto a dar muestras de su experiencia amarrando un tercer escalón en el podio, el cual parecía imposible después de dañar uno de los amortiguadores de su Peugeot 207. El veterano piloto francés parece que dará por finalizada su temporada en el IRC, aunque quién sabe, igual consigue firmar otro proyecto para alguna prueba de aquí a final de año.

Después de cita rumana el campeonato hará un pequeño descanso de casi un mes antes de viajar a la República Checa, donde tendrá lugar una de las citas más carismáticas y con mejor participación del campeonato, el Barum Rally Zlín.

Vía | eWRC


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *