7 septiembre 2012 Escuderías, Fórmula 1

En unas inusuales declaraciones de parte de Jean Todt, el presidente de la FIA ha comunicado a la prensa que él mismo comenzará las negociaciones para convencer a Porsche, Audi y Toyota de que entren/regresen a la Fórmula 1, al mismo tiempo que intentará que los costos en Fórmula 1 sean recortados un 30%, antes de 2016.

Parece que el principal argumento de la titánica tarea que tiene Todt por delante es dejarse llevar por su idea de recortes de costos, para convencer a estas tres marcas en contar con equipos de Fórmula 1.

Sin embargo, lo que puede ser bueno para unos podría ser malo para otros. Y considerando el estado en que se encuentra el mundial de resistencia, en donde Toyota acaba de entrar, Porsche está por entrar y de donde Audi se retiraría en 2014, las declaraciones de Todt no hacen más que agregar más leña al fuego del futuro del WEC. ¿Por qué? Muy sencillo: es altamente improbable que alguno de estos tres constructores se disponga a mantener un equipo paralelo en Fórmula 1, además de un equipo en resistencia.

Probablemente Todt logre su objetivo y los costos de competir en Fórmula 1 se pongan a tono con el mundo real. Pero si hacemos un poco de memoria, veremos que algunos de los grandes constructores que han competido recientemente en Fórmula 1, han tenido que tocar a retirada: Honda, Toyota, Jaguar y Peugeot; Porsche de manera indirecta, lo mismo que Lamborghini (foto). ¿Todavía tendrán ganas de regresar?

Vía | Autoweek


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *