10 diciembre 2012 Escuderías, Fórmula 1, Pilotos

La tarea que tiene Lewis Hamilton por delante tendrá ribetes titánicos, de eso no cabe duda. Acostumbrado a estar con un equipo que le ha dado primeramente un subcampeonato y luego un campeonato en 2007 y 2008, la llegada a Mercedes podría resultar de todo, menos alegre.

Por ello, el moreno piloto se prepara mentalmente y quiere dejar en claro a su nuevo equipo que no será una tarea a corto plazo y que necesitará unos seis meses para lograr resultados decentes. Un período de desarrollo que se ve como necesario, vista la poca competitividad de los coches alemanes.

Pienso que este equipo titne mucho potencia y es por ello que estoy yendo hacia Mercedes. No lo veo como algo a corto plazo. Personalmente, no conoceré el coche sino hasta febrero, así que creo que no seré capaz de lograr algo grande hasta al menos seis meses a partir de allí.

Hamilton ha recordado que no todas las llegadas a nuevos equipos son tan agradables como parecen. Para ello, ha recordado su llegada a McLaren en 2007, cuando tuvo que compartir equipo con uno de los compañeros más “difíciles” que le haya tocado: Fernando Alonso.

Cuando llegué a la Fórmula 1 en 2007, me doy cuenta que nunca tomé conciencia sobre en donde me estaba metiendo. Ron me dijo: no te sorprendas si Fernando te saca medio segundo por vuelta. Solo sonreí porque sabía que no sería el caso. Incluso así, ese año fue muy difícil por muchas razones.

Vía | Crash


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *