17 mayo 2012 Escuderías, Fórmula 1

Pensar que para la temporada 2010 de Fórmula 1, Lola Cars era uno de los nuevos equipos que se habían apuntado a integrar la categoría estrella y que más tarde retiró su candidatura a integrar la parrilla. En horas de la tarde la noticia se ha asomado tímidamente en el mundo de la competición: Lola Cars y su compañía hermana Lola Composite entrarán en proceso administrativo, el paso previo a la bancarrota.

La compañía ha emitido un breve comunicado en el cual se detalla que debido a los problemas de liquidez que ha enfrentado en los últimos meses, se ven obligados a convocar a un administrador que dirija un posible proceso de venta a otro grupo comercial y que organice el pago a los acreedores.

La compañía ya había entrado anteriormente en proceso de administración en 1997, año de un rotundo fracaso intentando entrar con un equipo propio a la Fórmula 1, al no poder clasificar a sus dos pilotos (Ricardo Rosset y Vincenzo Sospiri) para la primera carrera en Australia y al ser nada menos que 12 segundos más lentos que los coches de cabeza, incluso más lentos que los coches de Fórmula 3000 de Lola.

Los años recientes de Lola se vieron envueltos en la organización de lo que sería la semilla del equipo Larrousse, que solamente cosechó un milagroso tercer puesto de Aguri Suzuki en el GP de Japón de 1990, además de incursionar en la IndyCar con la provisión de chasis y en el mundial de resistencia junto a equipos independientes.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 mayo 2012
  2. HMV Racing al rescate de Lola 17 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *