10 julio 2010 Fórmula 1, Pilotos

mark-webber.jpgA pesar de que todo es color de rosa en la pista de Silverstone para los Red-Bull, dentro de los pits de los coches energéticos era totalmente lo contrario. Mientras Sebastian Vettel festejaba la pole lograda y se tomaba las fotos de rigor con su compañero de equipo y Alonso, la cara del australiano lo decía todo.

Webber no fue muy expresivo en la conferencia de prensa posterior, ni tampoco saludó a su compañero al término de la clasificación. La razón del enojo se debió a un cambio apresurado del ala delantera de su coche, que fue puesta en el coche de Sebastian Vettel justo antes de que comenzara la clasificación. El alerón se había roto accidentalmente y el equipo solo tiene dos ejemplares del mentado alerón, decidiendo dárselo a Vettel quien tiene más puntos en el campeonato. Gracias a ello, Webber considera que el equipo le robó la posibilidad de hacer la pole en Silverstone el día de hoy.

Mientras Christian Horner dice que ambos pilotos son tratados con igualdad y transparencia, estos hechos dentro de Red-Bull sugieren lo contrario. No cae bien que Webber haya ganado carreras y sumado puntos, mientras que el “niño maravilla” sólo marche tercero en el campeonato.

En la conferencia de prensa, Mark Webber estuvo serio, como una caldera en ebullición. Aunque guardando las formas y las apariencias, contestó con monosílabos y hasta de mala gana lo que se le preguntó. Sabe que es difícil superar a Vettel en carrera (con la ventaja que tendría Vettel usando su alerón delantero) y que tiene a Alonso saliendo del lado limpio de la pista. Incluso le propuso al español intercambiar lugares de salida, porque la segunda posición en cualquier circuito es una mierda.

Vía | As


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Una fractura en Red-Bull y el dulce sabor de la venganza 12 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *