26 abril 2008 Fórmula 1, Opinión

Max Mosley

No soy muy dado a hablar de Formula 1 en este blog, tampoco de noticias sensacionalistas y menos de intentar especular con historias rocambolescas. Pero qué queréis que os diga, lo de Max Mosley merece una excepción.

A raíz de la insistencia de este por continuar en su puesto hasta 2009, he decidido hacer un hueco y expresarme dispensando críticas y alabanzas a quienes creo que se las merecen. Y no pienso ser socialmente correcto. La vida de cada uno, es como bien dice la expresión: de cada uno.

Sigue habiendo gente que no lo comprende, y medios que no quiere comprenderlo, lo rentable es vestirse de blanco e ir destapando escándalos con la moral colectiva en una mano y el malinterpretado afán informativo en la otra. ¿Las armas? eso no importa, tanto da que hayan sido ellos los que hayan comenzado por violar ilegalmente la intimidad de alguien ¿peca aquel que descubre al pecador?, pues a ojos de todos nunca.

Max Mosley ha sido repudiado y acribillado como un aparente mártir que años atrás había ganado la enemistad de cierto hombre poderoso.

No hablamos de una revelación sobre la Formula 1, no hablamos de unas declaraciones intencionadas, no hablamos ni tan siquiera de algo que nos incumba; pero el escándalo sexual está en boca de todos y en manos de muchos. Nadie es nadie para inmiscuirse en su difamación o juicio. Max Mosley es humano, y Max Mosley es persona: ya saben, ambas figuras cometen errores juntas y por separado.

Negarlo es de necios, y culparlo de ineptos. Por suerte, y para orgullo ajeno de gente como yo, el señor Mosley ha sabido blindarse a base de amigos, medidas declaraciones y paciencia. No renunciará, con hacerlo él no demostraría un arrepentimiento por sus fechorías sexuales -que es lo que todos sus detractores quieren-, renunciaría a una causa: el hecho de ser presidente de la FIA. Se mantendrá hasta 2009 o al menos eso es lo que él quiere, y hace bien en con ello.

Todo esto no sólo le ha servido como mecanismo para acallar voces y tranquilizar revuelos informativos, también para reafirmarse como caballero que es y dar muestra de su sólida personalidad. Así que amigo Max, bien hecho, tú no serás para mi un modelo a seguir a título personal quizás, pero en tu profesión alabo tu compostura -que no tu política- y creo que te mereces poner el punto y final tú mismo a tu carrera y no ningún chantajista mediático.

Críticas o concordancias en los comentarios, será siempre de agradecer en ambos casos.

Imagen | Grandprix.com


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios
  • Caslor

    Ya, pero luego bien que enarbola banderas morales ajenas con el falso racismo que se inventó en los pasados entrenamientos pre-mundial en Montmeló. Aparte de sus no demasiado claros procedimientos a la hora de gestionar concesiones de Grandes Premios o casos como el espionaje del año pasado.
    Probablemente, como dices, la vida sexual de cada uno es de cada uno y seguramente, sea lo menos criticable de este tipo.

  • A eso me refiero Caslor, su política tiene pocos adeptos y yo no soy uno de ellos precisamente. Lo que no se puede de ninguna manera es bajarlo del trono por razones que no afectan a nadie y no incumben a su mandato.

    Vamos, que la excusa del escándalo para que dimita me parece tan burda que hasta creo que lo mejor es que siga. Malos mandatarios los justos, pero hipocresías todavía menos.

    Saludos.

  • David

    Totalmente de acuerdo contigo Eduardo. Siento algo así digamos entre pena y resignación, presenciando la moral impuesta de muchos de los que me rodean. Lo que más me duele es que muchos (demasiados a mi entender), ni tan siquiera cuestionan la gravedad de la violación de la intimidad.

    Desgraciadamente los que piensan por si mismos parecen ser una minoria.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *