17 enero 2016 Fórmula 1

Max Verstappen

La nieve no es el elemento en el que mejor se pueda mover un monoplaza de Fórmula 1 pero este invierno hemos tenido la oportunidad de ver que tal se comporta gracias a Red Bull. Fue en una exhibición realizada en la estación de esquí de Kitzbühel que nos dejó imágenes muy curiosas.

Red Bull llevó al RB7 y a Max Verstappen a la estación Kitzbühel situada a más de 1.600 metros de altura. El equipo necesitó varias horas para preparar el coche realizando cambios en la puesta a punto y el motor ya que como explicaban sus ingenieros un monoplaza de F1 no está diseñado para trabajar de forma óptima a temperaturas tan bajas.

Los neumáticos habituales del monoplaza fueron sustituidos por unos con clavos a los que también hubo que añadir cadenas para que tuviera un poco más de adherencia. Más de 3.500 personas pudieron ver de cerca a Verstappen que disfrutó bastante y que nos dejó imágenes espectaculares con el Red Bull entre la nieve y con la cordillera alpina de fondo.

Nunca había pilotado sobre la nieve. Fue un auténtico reto y tuvimos que ponerle cadenas a las ruedas, fue algo muy especial. Me lo pasé muy bien y en entusiasmo del público de Kitzbühel era asombroso

comentaba el joven piloto holandés. Lo mejor es que podáis ver lo vivido allí y por ello os dejamos tanto una galería de imágenes como varios vídeos del evento.

Fotos | Red Bull Content
Vídeos | Canal oficial de Youtube de Max Verstappen


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *