20 junio 2012 Escuderías

Durante la pasada edición de las 24 Horas de Le Mans asistimos a un sin fin de rumores sobre el devenir de la prueba, casi todos se centraba en futuras marcas que llegarán y otro tanto que harán lo contrario. Entre este mar de desconcierto, la noticia que más gustó a los aficionados, y que días después ha terminado confirmándose, es el regreso de Mazda.

El fabricante japonés está listo para dar el salto a la categoría de LMP2, gracias a su motor turbodiésel SKYACTIV-D, formado por cuatro cilindros en línea y 2.2 litros de cilindrada. Gran parte del mérito del regreso de Mazda lo tiene la ACO, que ha anunciado que cambiará la normativa que obliga el uso de monoplazas propulsados por gasolina, permitiendo la utilización de motores diésel.

Actualmente, el motor SKYACTIV-D ya ha comenzado su fase de desarrollo y se espera que antes de final de año se encuentre totalmente listo. En palabras de Mazda, su nuevo propulsor será el motor de producción más avanzado y limpio que se ha visto nunca en el mundo de la competición.

El proyecto inicial se limitará a suministrar motores de competición a todos aquellos clientes que así lo soliciten. El primer interesado lo encontramos en el equipo Dempsey Racing, propiedad del actor Patrick Dempsey, y que participará el próximo año con uno de los motores de Mazda dentro de la categoría de LMP2.

Vía | Motorpasión


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *