9 octubre 2012 Escuderías, Fórmula 1

Durante el GP de Japón Sergio Pérez era un manojo de nervios. Parecía que estaba más preocupado en demostrar a McLaren que valió la pena contratarlo, antes que entregar un buen resultado a su actual equipo. Y es que el mexicano venía a un ritmo endiablado, pero un error de novato le costó la carrera.

Mientras el mexicano se acercaba a Lewis Hamilton, perdió el control del coche por no embestir al McLaren y quedó al margen del gran premio. Las cualidades del mexicano, de cuidar el coche y los neumáticos y de trazarse una estrategia sobre a marcha, quedaron reducidas a cero con un espectacular trompo.

A tood esto, Martin Whitmarsh ha anunciado que de momento están más enfocados a trabajar en las habilidades de Pérez porque saben que hay que pulir muchos detalles antes de que sea un piloto que pueda ganar con su equipo.

Creo que el primer adelantamiento fue bastante bueno y el segundo fue menos bueno. Parece que tendremos a alguien que quiere correr y competir por la victoria, un diamante que necesita ser pulido. Es un desafío interesante.

Su actual jefe en Sauber dice que ya conocen el carácter temperamental de Pérez y que todo es parte de contar con un piloto joven en el equipo, cuyas cualidades puedan ser mejor aprovechadas en McLaren, escudería que le hará contrato por tres años y que recibirá el patrocinio de Telmex, en lugar de Vodafone; la misma Telmex que intentará meter a Esteban Gutiérrez en Sauber. Con semejantes movimientos de pilotos y patrocinadores, el dinero juega un papel más importante que las “preocupaciones” de McLaren.

Vía | Autosport


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *