20 marzo 2013 Fórmula 1

redb-webb-melb-2013-5-886x566

El rifirrafe entre Red Bull y McLaren se ha finiquitado, por fin. En el GP de Australia Mark Webber sufrió problemas en su ECU y su escudería culpó a McLaren, fabricante de dicho elemento. Martin Whitmarsh no tardó mucho en decir que la ECU estaba bien y que los problemas habían sido cosa de Red Bull. Pero hoy ha dado media vuelta y ha reconocido la culpa.

Las ECU que se utilizan en la Fórmula 1 están fabricadas por McLaren Electronic Systems (MES), una filial de McLaren. Una unidad causó problemas a Mark Webber el pasado domingo y Christian Horner se quejó de fallos en el software, lo que causó la paupérrima salida del australiano: “Necesitáis preguntar a McLaren por qué la ECU no funcionó”.

Sin embargo, Martin Whitsmarsh comentó que “uno mismo puede causar problemas al configurar la ECU”. A pesar de esto, al final ha reconocido su parte de culpa y, por lo tanto, ha pedido perdón tanto a Red Bull como a Mark Webber:

Hubo un problema relacionado con el software. Eso interrumpió sus preparativos para el inicio de la carrera, por lo que Mark y el equipo tienen nuestras disculpas. Estamos trabajando con ellos para prevenir cualquier repetición.

Vía | CaranddriverTheF1


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *