5 noviembre 2007 Fórmula 1

mschu

El piloto alemán Michael Schumacher tuvo la suerte de convertirse por un día en un piloto de MotoGP, puesto que el equipo Ducati prestó al campeón de la Fórmula 1la moto campeona del mundo de MotoGP.

La verdad es que el resultado de la prueba evidencio que el piloto alemán es un genio del motor, ya que rodó en 1:39 bajos, un crono fantástico para alguien que no está acostumbrado a coger una moto de tal envergadura, tal y como comentaba Alex Barros.

Aunque no era la primera vez que se subía a una MotoGP, el alemán demostró que todo lo que tenga que ver con gasolina se le da muy bien, y muchos expertos aseguran que hubiera sido un campeón en cualquier deporte relacionado con el motor, ya que lleva la gasolina en la sangre.

A parte del káiser, también pudieron disfrutar de esta jornada de diversión varios deportistas más, como Laia Sanz y Toni Bou, que se pusieron a los mandos de la Honda de Dani Pedrosa.

Además otros ex pilotos como Crivillé o Schwantz se subieron a las motos para ver la diferencia con sus motos y constatar la evolución que ha sufrido la mecánica.

Vía | Marca


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *